Rebelión en el País de la Nieve

(雪の国の反乱, Yuki no Kuni no Hanran)

Información
Anterior Nacimiento de la Voluntad Helada
Siguiente En Busca de Aquel Gélido Recuerdo
Saga Gaiden: Memorias de la Arpía Blanca
Personajes
Mizuki Yuna
Kōhei Suenami
Rebelión en el País de la Nieve es el segundo capítulo de la saga Gaiden: Memorias de la Arpía Blanca.

El extraño

La joven como era común, se encontraba junto a uno de los altos cargos. Ese era su trabajo, seguirlo hasta que este le dijera que podía retirarse. A pesar de ser uno de los mejores ninjas, el hombre necesitaba un guardaespaldas, muchas veces ser muy fuerte no era conveniente si se era atacado por más de 3 hombres, era complicado inclusive para un Kage.

Mizuki iba tras de él por ser tan capacitada. Su rango era Tokubetsu Jōnin, especializada en la Protección y Defensa de quien fuera su "jefe", se corría el rumor de que era la mejor en esa área, aunque ni ella misma conocía la razón de eso. Siempre demostrada esa amabilidad y cordialidad que la caracterizaba.

Mizuki: Señor, ¿Hacia dónde nos dirigimos?

Jefe: Oh... a otra reunión.

Mizuki: ¿Otra?

Jefe: Sí, esta vez es con el Yukikage.

Era la Tercera Reunión de ese día, era agotador tener que estar detrás de su jefe todo el tiempo, y sobre todo cuando poseía un sin fin de reuniones; lo único interesante era que se enteraba de las decisiones más rápido que muchos otros, y que muchas veces le solicitaban su opinión, esto porque como guardaespaldas no podía dejar a su jefe solo ni por un segundo.

Llegaron al lugar de la reunión, el jefe de Mizuki era el único que poseía guardaespaldas, o al menos eso creía Mizuki hasta que entró a la sala de reuniones. Justo detrás del Yukikage, el hombre más importante de Yukigakure, se encontraba un joven de cabello rubio y azul. Mizuki trataba de recordar si lo había visto en algún lugar, mas no lo lograba, era la primera vez que veía a ese hombre, y no recordaba haber visto a un Tokubetsu Jōnin con esas características, o si quiera haber visto un expediente de ese hombre.

Mizuki: Señor... ¿Quién es el hombre que está detrás del Yukikage?

Jefe: No sé Mizuki.

Su Jefe era considerado un maestro en conocer todo, era el extraño que no supiese quien era ese hombre, debía de ser nuevo. Pero sobre todo, ¿por qué el Yukikage necesitaba un guardaespaldas, no se supone que es el hombre más fuerte de toda la aldea?

Nieve que se torna roja

La reunión daba comienzo ya que todos se encontraban presentes. El Yukikage toma la palabra alzando su voz con suma seriedad.

Yukikage: Bien, como estuve pensando, he decidido aceptar el nuevo plan de políticas para el país. Probablemente a muchos no les guste, pero estoy dispuesto a tomar medidas en casos extremos.

El Yukikage procedió a explicar el complejo plan, el cual imponía una nueva política dentro del país. Para Mizuki era difícil terminar de entender en lo que consistía, de todas formas tampoco era su deber ese, pero al igual que los demás en la reunión, ella claramente estaba en contra de la idea. Rápidamente varios de los presentes susurraban sus opiniones respecto al tema, no había conformidad. El Yukikage se mantenía serio, pero a la vez parecía nervioso; quien lo acompañaba, el desconocido joven, mantenía una mirada sería y ajena a lo que sucedía en la sala.

Luego de unos segundos de incomodidad, el jefe de Mizuki alza la voz para explicar que no esta de acuerdo con la idea, sin poder terminar sus ultimas palabras es interrumpido.

Yukikage: Creí haber dicho que estoy dispuesto a tomar medidas extremas. No voy a aceptar un no como respuesta.

Jefe: ¡De que está hablando, es una locura!

En ese instante varios ninjas enmascarados aparecen en la sala, al parecer habían estado ahi todo el tiempo. Hicieron acto de presencia para someter a quien había alzado la voz y se había negado, junto a Mizuki quien intentó defender lo pero le fue imposible ya que fue sometida también.

Jefe: Con que así son las cosas. No puedes obligar a la gente a cambiar su forma de pensar.

Yukikage: Eso lo se.

En ese momento uno de los ninja desenvaina su espada y apuñala al Jefe de Mizuki, quien gravemente herido cae al suelo, con una mirada de decepción. Mizuki grita por él pero nada puede hacer, tras esto recibe un golpe el cual la deja inconsciente, cayendo ella también al suelo.

La oscura noche

Mizuki despierta y nota que se encuentra encerrada en una celda. Intenta reincorporarse pero tiene dificultades debido a las esposas que lleva puestas. En ese momento aparece aquel joven de cabello rubio y azul.

Mizuki: ¿Quien eres?

El joven le hace señas y le da a entender que no debe hacer ruido, posteriormente señalando a uno de los lados, pudiéndose ver a un guardia dormido. Rápidamente con las llaves abre la celda y libera a Mizuki, quien aún desconfía de él, y sigilosamente proceden a salir. Ya en un lugar aparentemente seguro el joven se presenta como Kōhei Suenami, diciendo ser un espía.

Mizuki: No seras uno de esos pervertidos acosadores. ¿No?

Kōhei: ¡Claro que no! Probablemente desconfíes de mi pero mi trabajo está hecho por lo que no tengo ninguna intención en especial.

Mizuki: Debería agradecerte por sacarme de ahí, pero sigo sin entender las cosas.

Kōhei: Estuviste inconsciente varias horas, pero no hay mucho que entender.

Mizuki: Entonces lo que pasó hoy...

Kōhei: Si, tal y como viste este país no volverá a ser el mismo, y era mi trabajo estar al tanto de eso.

Kōhei recomienda que se muevan a otro lugar ya que no tardarán en llegar para buscarla. Mizuki asiente con la cabeza y rápidamente se alejan en la oscuridad de la noche. Mientras tanto Mizuki aprovecha para preguntarle más cosas, Kōhei le explica que el Yukikage planea eliminar todo aquel que le lleve la contra, y probablemente ella sea uno de sus objetivos, y que también han habido muchos asesinatos en el transcurso en el que ella estuvo inconsciente.

Mizuki: ¿Porque decidiste ayudarme?

Kōhei: Tu sentido de justicia es similar al mio, creo que es por eso, vi que eras diferente a los demás.

Mizuki no esperaba una respuesta como esa, luego de eso empezó a ver diferente a Kōhei y confiar un poco más en él. Aún tenían un largo camino que recorrer para salir del país.

Escape del País de la Nieve

Ambos ninjas se centraron en poder escapar del país a salvo y luego pensar en que hacer. Primero se dirigieron a la casa de Mizuki donde ella tomó sus cosas en un bolso y rápidamente abandonó su hogar.

Kōhei: ¿Estas segura?

Mizuki: No tengo otra opción.

Ya listos se encuentran moviéndose a toda velocidad para salir del País, pero inesperadamente son emboscados por un grupo de cuatro ninjas, quienes les dicen que no se muevan. Instintivamente Mizuki se lanza sobre ellos y usando su taijutsu derriba a uno y luego a otro, Kōhei la sigue y rápidamente logra derrotar a los otros dos. Ambos se apresuran en seguir su recorrido fuera del país.

Kōhei: No te mueves nada mal.

Mizuki: Lo mismo digo.

Ambos parecen crear una conexión, mientras tanto aquellos ninjas que derrotaron se recuperan e informan a los altos cargos de lo sucedido. En ese momento tanto Mizuki es nombrada como renegada de su País, algo que tarde o temprano sucedería. El Yukikage envía a buscar a Mizuki ya que fue la única sobreviviente de la reunión donde él habló de sus planes, convirtiéndose en un peligro para el país.

Kōhei ya había previsto esto por lo que ya advirtió a Mizuki de que estuviera alerta, además de explicarle algunos detalles sobre su espionaje. Ella aún no podía creer el lado oscuro del País donde estuvo viviendo y sacrificando su vida por proteger.

Demostrando la verdadera fuerza

Kōhei propone una idea la cual Mizuki rechaza sin pensarlo. Él le dice que es lo mejor pero ella sigue negándose, Kōhei propuso la idea de separarse y ser una distracción para que Mizuki pudiera escapar a salvo, asegurando que él no correría ningún peligro ya que sabe defenderse.

Mizuki: ¿Porque eres tan bueno con alguien que no conoces? ¿Estas seguro de no ser un acosador?

Kōhei: ¡Que no lo soy! Olvídate de eso, si eres tan fuerte podrás escapar sola, aquí nos separamos.

Mizuki intenta detener a Kōhei pero este se va rápidamente, ella queda pensando si lo que dijo lo ofendió, mientras que él por su parte se queja de lo malagradecida que es la gente.

Kōhei seguía su camino moviéndose indiscretamente, llamando la atención de unos ninjas quienes no tardaron en perseguirlo. Al ser un grupo reducido él los subestima y no lucha en serio. El tiempo pasa y más ninjas comienzan a llegar, lamentándose por esto decide derrotarlos a todos a la vez pero es detenido por un ninja el cual destaca con rango de Junin. Kōhei se encontraba en desventaja pero aún cree que puede escapar de ahí. Cuando el Junin se lanza contra él es congelado en el lugar, dejándolo fuera de combate en un instante. Al igual que más ninjas son atacados por varios kunai. Kōhei Voltea y ve que es Mizuki.

Kōhei: Parece que no entiendes lo que significa separarse.

Mizuki: No es mi estilo abandonar a mis compañeros, además te debo una.

Kōhei sonríe y tras esto un fuerte destello ocurre, derribando a la mayoría de los ninjas. El resto intenta atacar pero son rápidamente derrotados con taijutsu. Ambos aprovechan la oportunidad para escapar rápidamente y ocultarse hasta el amanecer.

Objetivo compartido

Ya más tranquilamente, en la frontera del País, Kōhei y Mizuki descansan. Kōhei afirma que ya fuera del País no serán perseguidos, aunque ella sería considerada una desertora, a lo que ella responde que eso ya no importa.

Varias horas han pasado y Mizuki no a aguantado preguntarle a Kōhei que hará después de eso. Este la mira y le dice que seguirá con sus objetivos, Mizuki se pregunta que podría hacer ella ya que no tiene a donde ir. Kōhei puede notar con facilidad la preocupación de ella y decide orientarla un poco, claramente se notaba que Mizuki no era una experta en arreglarse sola por mucho tiempo.

Kōhei le habla sobre la organización llamada Akatsuki Afterlife, Mizuki había oído hablar de ella sabiendo que consta de algunos de los criminales más buscados. Kōhei explica que su objetivo es unirse a la organización para así poder cumplir su propia justicia. Mizuki se sorprende y le pregunta si planea convertirse en un criminal, mostrándose en desacuerdo con eso. Kōhei ríe y le dice que no son malvados, o al menos no todos, que buscan cumplir sus objetivos y sólo poseen mala fama. Él continúa explicando que buscan reclutas y quien esté calificado podría unirse, aunque no es nada fácil, de todas formas ser un aspirante ayuda en muchos aspectos ya que sirve como entrenamiento y como experiencia, y se llega a tener contacto con algunos miembros.

Mizuki aún sigue dudando, a lo que Kōhei le dice que puede acompañarlo a la Aldea Shirizu si lo desea, y convertirse en una aspirante. Mizuki acepta rápidamente, tenía claro su nuevo objetivo el cual era volverse más fuerte para mejorar sus habilidades y así no depender de nadie más.

Luego de dos días de viaje ambos llegan a la Aldea. Mizuki puede ver un lugar algo desolado y sombrío, Kōhei le dice que no se preocupe pero que no baje la guardia. A la distancia se puede ver un castillo llamando la atención de Mizuki, Kōhei le explica que es el Castillo de la Muerte, donde se hospedan los aspirantes. Mizuki dice que le da mala espina ese castillo ya que su nombre suena siniestro. Ambos deciden aprovechar la estadía en la Aldea para entrenar.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.