OVA: Las Sombras del Dolor
- El Enviado del Purgatorio -
Las Sombras del Dolor - El Enviado del Purgatorio.png

(OVA:痛みの影 - 煉獄の使者, Ovu~a: Itami no kage - rengoku no shisha)

Información
Anterior OVA: El Demonio Dimensional - La Desaparición
Siguiente OVA: El Heredero de los Demonios - El Trono de la Legión
Saga Saga del Guerrero sin Memoria

"Y mi dolor, como incoloras lágrimas, se desvanece conforme se desliza por mi acabado rostro.

Sin nadie que me ayude a superarlo, no puedo hacer más que aprender a vivir con mi sufrimiento, lamentando el día en que elegí olvidarte".

OVA: Las Sombras del Dolor - El Enviado del Purgatorio (OVA:痛みの影 - 煉獄の使者 Ovu~a: Itami no kage - rengoku no shisha) es el cuarto capítulo de la Saga del Guerrero sin Memoria.

Todos los habitantes de Hagurogakure se encontraban alarmados, tras los sucesos ocurridos en la Mansión de Akatsuki Afterlife, y junto a éstos, los miembros de la organización estaban enteramente preocupados por la desaparición de Kozuke.

Shiro, quien trataba de descubrir  al culpable detrás de todo ésto, se encontraba aún más preocupado, pues para él, significaba no sólo el perder a su líder, sino a su amigo y la confianza de los habitantes de su aldea.

La Visión del Ángel
- Desesperanza -

Lo poco que había podido ver Shiro a través de su Jutsu le había decepcionado...Todo lo que vio, fue el momento en el que el supuesto culpable dejó aquél cuchillo en la habitación de Alastor, donde Shiro y Kozuke posteriormente lo habrían encontrado...

Nada de ésto respondía a las dudas de Shiro, y más que eso, sólo avivó más sus suposiciones...No podía reconocer nada de la sombra que vio al utilizar su Jutsu...Lo único que le quedaba, era sospechar de la única persona a la que no se había molestado en interrogar...

- "Tal vez, todo lo que ha pasado hasta ahora...Tal vez no sea más que un simple telón para su obra..."

Aquél pensamiento invadió por completo la mente de Shiro, conforme se iba acercando a los sótanos de la mansión, nublando su lógica, como un manto de oscuridad ceñido sobre sus preciados recuerdos...

Justo al llegar a los sótanos, se dispuso a abrir la puerta, aún manchada con la sangre del sello, del sótano en el que se mantenía Yorumaru, para darse cuenta de que éste se encontraba sentado en el suelo, tal como lo dejó la última vez que lo acompañó hacia aquél lugar, como si no se hubiera movido desde aquella vez...

Shiro: Y-Yorumaru...

Shiro se impresionó al ver que Yorumaru se encontraba completamente inmóvil, tal cual lo dejó la última vez que lo acompañó hacia aquél sótano, como si no se hubiera presentado en el momento en que éste se entero de la desaparición de Kozuke...

Shiro se acercó hacia donde se encontraba Yorumaru, para percatarse de que sus ojos se encontraban perdidos en el vacío de la habitación...Éste no hacía más que ver hacia la pared que se encontraba frente a él...

Shiro: (Pensando) No lo entiendo...

En un ataque de ira, confundido por todo lo que había pasado, sintiendo que el culpable no podía ser más que la única persona que se había mantenido supuestamente confinada a una habitación, la cual, ante su mente, pudo haber salido de ésta por diferentes medios, Shiro tomó a Yorumaru por sus hombros, y lo empujó bruscamente hacia la pared a la que se encontraba mirando...

Shiro: ¡¡Me haz hartado!! ¡¡Eres el único en éste maldito lugar del cual no he sido capaz de desconfiar!! ¡¡Fácilmente podrías estar actuando para cubrir tus actos!! ¡¡Ayer fuiste uno de los que escuchó lo que dijo Zangetsu, la desaparición de Kozuke!! ¡¡¿¿cómo puedes tratar de fingir ahora??!!

Shiro ya no sabía qué hacer...No sabía qué era lo que había pasado...El Yorumaru que estaba viendo ahora era totalmente diferente al que había visto la noche anterior...Era como si alguien hubiera robado su apariencia para presentarse frente a él...

La mirada de Yorumaru se mantenía fría, mirando fijamente al rostro de Shiro, mientras éste se preguntaba qué era lo que pasaba con sigo mismo...

Shiro: L-Lo siento...Yorumaru...

Shiro, quien se encontraba de rodillas a unos pocos metros de donde estaba Yorumaru, recostado contra la pared a la que miraba anteriormente, a causa del empujón que Shiro le había propinado, se puso de pie, Ayudando a Yorumaru a levantarse...

Yorumaru: S-Sh-Shiro...

La voz de Yorumaru había sonado de una manera totalmente diferente a como Shiro la recordaba...Una voz cansada y totalmente vacía, libre de cualquier emoción...

Yorumaru: ¿Qu-Qué le ha p-pasado a Kozuke...?

Shiro, confundido, procedió a explicarle a Yorumaru qué había pasado, desde la desaparición de Kozuke, hasta el hecho de que alguien con su apariencia y voz se había presentado justo en el momento en el que Zangetsu les informó a los miembros de la organización sobre lo ocurrido...

Yorumaru apenas parecía alarmado...Se encontraba lo suficientemente débil como para no poder expresar siquiera lástima ante lo ocurrido...

Shiro: Ten cuidado ahora, Yorumaru...

Shiro se dispuso a salir de la habitación, y una vez trató de abrir la puerta de ésta, fue interrumpido por las palabras de Yorumaru...

Yorumaru: Shiro...¿Tsubomi está bien?

Yorumaru trato de mantener firme su voz al formular aquella pregunta, aún así, su voz terminó quebrantándose...

Shiro se mantuvo en silencio algunos segundos, hasta que accedió a responder la pregunta de Yorumaru...

Shiro: Puedes ir a verla si quieres...Acompáñame, por favor...No dejaré que vallas sólo en el estado en el que te encuentras...

Shiro puso un pie fuera de la habitación, y a punto de cerrar la puerta de ésta, se dispuso a dirigir una vez su palabra a Yorumaru...

Shiro: Arréglate y vístete...La ropa que llevas ahora sigue manchada por la sangre de tus ojos...Estaré esperándote aquí afuera...

Shiro cerró la puerta de la habitación de Yorumaru, y procedió a esperar a que éste saliera...

Shiro: (Pensando) Supongo que puedo soportarte...

El Sufrimiento de un Demonio
- Las Sombras del Purgatorio -

Una vez que terminó de cambiar sus ropas manchadas de su propia sangre, Yorumaru procedió a salir de la habitación, encontrándose a Shiro, quien se encontraba esperándolo, apoyado en la pared, justo a un lado de la puerta...

Yorumaru, quien anteriormente se encontraba vistiendo una túnica negra y una camisa, manchadas por la sangre de sus lágrimas, había hecho caso a las palabras de Shiro, y cambió aquellas ropas por una que, a su parecer, era la más adecuada para ir a visitar a la persona que tanto le habría preocupado...

Shiro: Te haz tomado ésto con demasiada seriedad...Sólo vamos a una de las habitaciones de la mansión, puedes dejar el abrigo del viejo...

Yorumaru, vestido con una chaqueta de color blanco, no muy diferente a las que solía utilizar durante sus primeros días en la organización, sujetaba con uno de sus brazos el viejo abrigo que, en vida, habría pertenecido a Alastor...

Yorumaru: D-Disculpa...Supongo que es la costumbre de llevarlo...

La voz de Yorumaru había cambiado, de cierto modo...Aunque aún se escuchaba apagada, le era más fácil pronunciar cada palabra...

Shiro: Ven, la dejaré en tu habitación...Trata de esperarme...

Shiro tomó el viejo abrigo de las manos de Yorumaru, y procedió a dejarlo sobre la cama de Yorumaru, dentro de su habitación, para luego salir de ésta...

A Yorumaru le extrañaba la actitud de Shiro...Estaba consciente de que Shiro estaba preocupado por la desaparición de Kozuke, pero éste mantenía una actitud alegre, en comparación a la que éste suponía que debía tener...

Shiro comenzó a caminar, siendo seguido por Yorumaru, quien estaba impaciente por poder volver a ver a Tsubomi...

Una vez llegaron hacia la habitación en la que Tsubomi se encontraba, Shiro abrió la puerta delante de sí, dejando ver a Yorumaru a una dormida Tsubomi...

Shiro: Adelante, pasa...Si algo ocurre, Tatsumi está en la habitación que se encuentra junto a ésta...

Yorumaru se quedó justo detrás de Shiro, negándose, de alguna u otra forma, a entrar...

Shiro: ¿Pasa algo?

Yorumaru: No, no es nada...

Shiro se apartó de la puerta, colocando su mano sobre uno de los hombros de Yorumaru, incitándole a entrar...

Shiro: Debo hablar contigo mañana...Por lo menos, alégrate por ver su sonrisa una vez más...

Yorumaru: C-Con tu permiso, Shiro...

Shiro: ¿Desde cuándo tienes modales...? (Riendo)

Una vez más, la actitud de Shiro había logrado confundir a Yorumaru, quien, en parte, se encontraba alegre por ver que Tsubomi se encontraba bien...

Shiro: Bueno...Debo terminar de hacer algo en mi laboratorio...Si quieres pasar la noche aquí, puedes hacerlo...Sólo debes cuidar de ella por ti mismo...

Las palabras de Shiro resonaron en la mente de Yorumaru, quien se había estado culpando a sí mismo de lo que le ocurrió a Tsubomi, de que no estuvo ahí para protegerle...

Shiro: Buenas noches, Yoruyami...

Shiro cerró la puerta de la habitación, dejando a Yorumaru dentro de ella, al cuidado de Tsubomi...

Yorumaru procedió a sentarse en una pequeña silla, que se encontraba a un lado de la cama en la que descansaba Tsubomi, y se limitó a esbozar una pequeña sonrisa, al ver como la persona de la que tanto se había preocupado se encontraba bien...

Yorumaru: Gracias...

Una vez más, de los ojos de Yorumaru, habían empezado a brotar lágrimas...Aún así, ésta vez no era nada de lo que debiera preocuparse...Aún así...Incluso a él le había extrañado el volver a llorar como un humano.

El Corazón de la Inocencia
- Justicia Divina -

La noche había pasado, y Shiro se dispuso a asegurar que Tsubomi seguía bien, utilizando, en cierto sentido, la visita de Yorumaru a su habitación, para comprobar si éste era o no el culpable...

Shiro sabía que, si había sido obra de Yorumaru, éste habría procedido a terminar lo que no pudo hacer la noche en la que Tsubomi fue herida...

Y así, para comprobar si sus suposiciones eran reales, Shiro se acercó poco a poco a la apartada habitación en la que se encontraba hospedada Tsubomi, acompañada desde hacía pocas horas por Yorumaru, y así, se dispuso a abrir la desgastada puerta de aquél lugar, sorprendiéndose, en cierto sentido, con lo que encontró tras pasar y entrar a la habitación...

Tsubomi se encontraba sentada sobre la cama en la que había estado acostada, tras ser herida, durante varios días, casi totalmente consciente, hablando con un sonriente Yorumaru...

Shiro: (Pensando) Realmente, no logro entenderlo...

Shiro se acercó a Yorumaru, quien volteó hacia éste, dejando ver no sólo la pequeña sonrisa que esbozaba su decaído rostro, sino también que sus ojos, que antes poseían un color rojizo, ahora se mantenían de un color amarillento...

Yorumaru: Con tu permiso, Tsubomi...

Yorumaru se puso de pie, caminando hacia Shiro, quien había ido a buscarle no sólo para ver que su teoría era totalmente errada, sino porque debía hablar con él sobre todo lo que había ocurrido hasta aquél día...

Tras informarle a Yorumaru sobre todo lo que pasó, ambos empezaron a discutir sobre posibles sospechosos, pero ninguno tenía las capacidades para lograrlo, algo que lograra poner al País del Hierro de cabeza, algo que, hasta entonces, fue literalmente imposible...

Shiro aun tenía sus dudas, así que, tras ver la tensión en la cara de Yorumaru, le ofreció un trozo de pastel a él y a Tsubomi, Como algo para alegrarla después de lo que tuvo que pasar, y los llevó al salón de Descanso para comer...

Algo no andaba bien...Ambos estaban tomando un descanso, mientras Shiro iba a ajustar asuntos sueltos que había olvidado...Yorumaru se sintió algo asustado de eso, pues Shiro nunca dejaba nada incompleto, sintiendo que él podía ser el culpable de todo lo ocurrido...El "Manipulador"...

Aún así, éste logró desmentirlo, llamándolo "Labios de Fuego", Apodo que, según él, le recordaba a una aventura que tuvo junto a Shiro, bastante bizarra, que solo ellos dos conocían, y comprobó que su suposición estaba errada...

Efectivamente, Shiro jamás olvidaba terminar ningún trabajo por ningún motivo...En sí, todo era un plan de Shiro, para probar que Yorumaru era el verdadero culpable, y así, poder terminar él mismo con todo...

Yorumaru: Es raro que Shiro me de algo que no este envenenado, con somnífero o que no tenga salsa picante en exageradas cantidades pero muy bien ocultas...

Tsubomi: Tatsumi no me dijo este tipo de cosas cuando me entretenía, mientras Shiro te pedía ayuda...Ella piensa que es un líder maravilloso, que se preocupa por sus guerreros y siempre investiga hasta perder 27 noches de sueño para traer mejoras a sus soldados y cuidarnos a todos.

Yorumaru: En cierto sentido, Shiro es así, pero también es siniestro y muy macabro...Fácilmente, podría atarme a una mesa con cuerdas y abrirme el estómago para "Investigar sobre los Demonios"...Ese es el Shiro que toda Akatsuki Afterlife conoce y teme...

Tsubomi: A mi me parece amigable...Cuando desperté y lo vi, tenía una gran cara de desesperación, como si quisiera tomar al culpable y ponerle fin a su vida.

Yorumaru: Supongo que es lo que todos dentro de ésta mansión, dentro de Hagurogakure, queremos...

Mientras Yorumaru y Tsubomi charlaban y comían del pastel de Shiro, en la sala, Shiro los veía desde el Cuarto de Control de la Mansión, donde usaba las cámaras de seguridad para espiarlos...

Tenia como teoría que Yorumaru estuvo disimulando todo este tiempo con su "Dolor" para no parecer el culpable y ocultarse detrás de su cara de "Emocionalmente hecho pedazos", para que nadie sospechara, y así, poder secuestrar a Kozuke, quien ya había descubierto la verdad y ponía en riesgo sus planes, llegando al punto de enviar un clon para hacerles creer a todos que estuvo en la reunión y, posteriormente, hacerles creer que el que estuvo entre ellos fue el "Manipulador", usando su apariencia mientras él se encontraba en su cuarto llorando...

El plan perfecto, ante los ojos de Shiro...Incluyendo a su vez que Shiro desconoce muchas cosas sobre Yorumaru, por lo que las técnicas que éste pudo utilizar para introducir a Tsubomi en su País y que nadie pudiera detectarlo cuando la atacó serían algo que Yorumaru le oculta a todos y lo incrimina aún más, y Shiro solo tenia que hacer su jugada para comprobarlo; Dejarlo a el y a Tsubomi solos en el mismo salón...

- Recapitulación -

Shiro: Bien...Ustedes disfruten esto mientras yo voy a ocuparme de unos cabos sueltos...

Yorumaru: Nunca olvidas terminar algo...Incluso tu podrías ser el "manipulador" del que tanto hablas...

Al parecer, las sospechas eran mutuas entre Shiro y Yorumaru...Aún así, incluso con aquellas sospechas, Yorumaru dudaba enormemente que Shiro hubiera podido hacer tal aberración...

Shiro: ¿Estás loco, o quieres que te recuerde el "Primer Acto", "Labios de Fuego"...?

Yorumaru: No vuelvas a llamarme así...Está bien, después de todo, eres tú...Solo tu y yo sabemos lo que pasó ese día y recordamos ese apodo...

Tsubomi: Muy raro...

Shiro: Bueno...No importa...

Shiro había tomado uno de los cuchillos de la cocina, el cual había utilizado para cortar un trozo del pastel, llevándoselo, mientras procedía a terminar sus "cabos sueltos"...

Shiro: Vendré enseguida...

Mientras Shiro se iba, clavó con fuerza el Cuchillo sobre la superficie de la mesa, dejándolo sólo con Yorumaru y Tsubomi...

- Fin de la Recapitulación -

Zangetsu: ¿Señor, está seguro de que quiere hacer esto?

Shiro: Muy seguro, Uriko...Enciendan las cámaras...

Según la teoría de Shiro, si Yorumaru era el culpable, aprovecharía que estaba ausente para usar el cuchillo, someter a Tsubomi, y matarla, por lo que rápidamente correría, evitaría que Yorumaru la matara y lo apuñalaría con su Espada Kusanagi hasta matarlo...

Mientras Shiro veía como Yorumaru se aproximaba al cuchillo, Tras terminar de comer, apretó con mas fuerza la empuñadura de su Espada, esperando a descubrir de una vez quien era el "Manipulador"...

En efecto, Yorumaru había tomado el cuchillo con una de sus manos...Para entonces, Shiro se encontraba totalmente alerta...Estaba a punto de desenfundar su Kusanagi e irrumpir en aquella habitación...

Lo único que le detenía, era el hecho de que trataba de escuchar lo que Yorumaru decía...Podía ver, gracias a las cámaras, que éste estaba hablando, pero sus palabras casi no podían ser escuchadas...

Shiro: ¿¡Qué es lo que dice, Zangetsu!?

Zangetsu: L-Lo siento...Las cámaras no están captando ninguna clase de sonido...

Shiro: Maldición...

Shiro había procedido a desenfundar su Katana, mientras se disponía a detener a Yorumaru...Aún así, Shiro fue detenido por Zangetsu, quien lo tomó por uno de sus brazos, indicándole que viera lo que ocurría desde el punto de vista de las cámaras...

En efecto, Shiro procedió a ver lo que ocurría en la habitación en la que se encontraban Yorumaru y Tsubomi...Para observar cómo Yorumaru iba cortando la palma de su propia mano izquierda...

Veía como éste se encontraba hablando, pero, tal y como lo había dicho Zangetsu, las cámaras no podían captar ninguna clase de audio en ese momento...

Shiro no hacía más que tratar de descifrar las palabras que formulaban los labios de Yorumaru, mientras observaba como Tsubomi, de espaldas a la cámara, le respondía, viendo como los cortes en la mano de Yorumaru, poco a poco, se cerraban...

Shiro: No lo entiendo...

Zangetsu: Señor...Su mano izquierda...

Shiro, quien aún no había terminado de entender lo que hacía Yorumaru, entró en razón con las pocas palabras que Zangetsu había pronunciado...

Shiro: Se niega a sí mismo...Se niega a sí mismo como demonio...

De alguna manera, Shiro no sabía ya en qué pensar...Justo después de que su mano terminara de sanarse, Yorumaru dejó el cuchillo una vez más sobre la mesa, mientras volteaba su rostro hacia Tsubomi, sonriendo...

Zangetsu: Señor...

Una vez más, la teoría que mantenía Shiro sobre Yorumaru había caído sobre sí mismo...

Ya no sabía en qué pensar...Había interrogado, junto a Zangetsu, a cada uno de los miembros de la organización...

Lo único que le quedaba, era sospechar de sí mismo, o suponer que había alguien más dentro de la mansión, alguien además de los miembros de Akatsuki Afterlife y de sus propios sirvientes...

Shiro salió de la habitación desde la cual estaba vigilando a Yorumaru, para dirigirse directamente a la habitación en la que éste se encontraba...

Una vez se encontraba frente a la entrada de la habitación, procedió a abrirla, entrando lo más tranquilamente posible, aunque, a simple vista, podía verse que se encontraba intranquilo...

Shiro: Disculpen que haya tardado tanto...

Yorumaru: ¿Pasa algo, Shiro...?

Yorumaru se había dado cuenta de que Shiro se encontraba alterado...Aún así, no le extrañaba, pues ya sabía que había estado fingiendo estar tranquilo desde el momento en que fue a buscarlo a su habitación...

Shiro: No es nada...¿Pueden acompañarme al laboratorio? Hay algo que debo mostrarles...

Tanto Yorumaru como Tsubomi se pusieron de pie, y procedieron a seguir a Shiro hasta su laboratorio, donde les mostraría, aparentemente, uno de los más poderosos inventos que resguardaba dentro de éste...El artefacto que le había sido robado poco tiempo atrás...

El Enviado del Purgatorio
- Las Puertas del Infierno -

La prueba que Shiro había planteado sobre Yorumaru parecía haber sido derribada por completo por éste...La teoría que Shiro poseía sobre el culpable era cada vez menos clara...No culpaba ya a Yorumaru...

Ya no le quedaba ninguna clase de sospechoso, al menos, no dentro de la mansión, no alguien que él conociera...Volviendo a aflorar sus dudas sobre un infiltrado en la mansión, y por ende, en Hagurogakure...

Una vez que habían llegado al laboratorio central de Shiro, éste procedió a dirigirse a la cúpula en la que, antes de que fuera robado, se encontraba una de sus creaciones, una de las que guardó con más cuidado que cualquier otra...

Shiro: Bien...Les he traído aquí para informarles de algo que, más para ustedes, que para cualquier otro miembro de ésta Aldea, debería de ser importante...

Shiro, con una expresión que denotaba toda la ira que mantenía en aquél momento, procedió a sacar, de uno de los muchos escritorios que se encontraban dentro de la habitación, un pequeño libro, el cual, de un momento a otro, abrió, dejando ver pequeños bocetos, acompañados de inscripciones que, a simple vista, no eran más que los garabatos de un demente...

Shiro: Tomé éste libro de la habitación de Alastor hace algunos meses, justo antes del alboroto de Szayel y el batallón...

Shiro, con el libro entre sus manos, procedió a señalar una de las figuras, que, de una u otra forma, estaba ligada al artefacto que le fue robado...

Shiro: No sé si Alastor alguna vez te habló de ésto, Yorumaru...Es el sello que Alastor había colocado en sus guantes...

Yorumaru: Sus Restricciones...

Shiro: Así es.

Yorumaru, asqueado por volver a ver aquellos sellos, sellos que Alastor colocó sobre él innumerables veces, no hizo más que apartar su vista hacia el rostro de Shiro, buscando algo en que distraer su mente del libro que éste sostenía...

Shiro: Hace poco, me fue robado uno de mis más preciados inventos...Y éstos sellos son, sin más, una de las partes más importantes de dicho objeto...Nunca llegué a nombrarlo...El artefacto en sí, podía dejar fuera de juego a cualquier vampiro que fuera azotado, por decirlo de alguna manera, por su poder...

Tsubomi: ¿Con solo un objeto así puedes detener algo tan poderoso como un vampiro?

Shiro: De hecho, así es...Antes era mas paranoico que ahora, así que tomaba medidas preventivas contra todo...Una bala especialmente hecha para hacer que Kozuke sufriera una electrocusión por su propio poder, un silbato que me permitiría hacer que Shun fuera succionado por su fuerza a través de sus ojos Dojutsu, y para Alastor, una pequeña caja de color negro y dorado que le arrebataría su fuerza y la transformaría en una onda de choque que afectaría al objetivo sin llamar la atención y lo dejaría exageradamente débil...Cosas así las guardo en mi laboratorio con una seguridad equivalente a un bombardeo del tamaño de tres países, y mi razón de estar furioso y no poder pensar con claridad es que alguien evadió todo eso y lo robó, cuando para cualquiera que no fuera yo, sería la muerte mas dolorosa que se pudiera experimentar.

Yorumaru: Imagino que esa caja no solo lo afectaba a el, sino a cualquier ser no-muerto...Vampiros, eso solo seria la punta del iceberg, cualquier ente de nuestra categoría seria inutilizado por mas fuerte que fuera ante tu dispositivo, y por eso la tenias tan guardada...

Ahora, ante las palabras de Shiro, Yorumaru había podido comprender, hasta cierto punto, las razones por las que alguien habría querido robar los artefactos de Shiro...No sólo lo habrían hecho para eliminar a Kozuke, sino a él, dejando sólo a humanos sin ninguna capacidad relacionada con la inmortalidad, y a Shiro, dentro de la mansión y la Aldea...

Shiro: La desaparición de Kozuke está enteramente ligada con el robo de ese objeto, lo sé...Pero..¿Por qué alguien te habría atacado, Tsubomi?

De alguna manera, Shiro había comenzado a formar conclusiones dentro de su mente...En aquél momento, se había percatado de lo rápido que se había recuperado Tsubomi de sus heridas, lo cual, de alguna manera, le relacionaba con algún tipo de ser que poseyera alguna clase de inmortalidad...

Shiro: Supongo que sacar conclusiones antes de que descubramos siquiera al culpable es un poco acelerado, pero...Si eres una humana ¿Por qué recurrieron a atacarte a ti antes que a Kozuke, a Yorumaru, o a mi?

Tsubomi, quien se encontraba aferrada al brazo izquierdo de Yorumaru, no había encontrado manera de contestar a la pregunta de Shiro...

Shiro: Supongo que no tiene mucha importancia, pero debemos de sacar de las sombras cualquiera de nuestras dudas si queremos averiguar quién está detrás de ésto...No creo que alguien haya venido sólo a atacarte y a secuestrar al cabeza de zanahoria...Debe de haber dejado algo con lo que podamos saber de quién o qué se trata...

Tsubomi: Y-Yo...

Shiro, en parte, asombrado, dirigió su mirada hacia Tsubomi, quien, entrecortada, y ocultándose detrás de Yorumaru, trataba de hablar con éste...

Yorumaru: Tsubomi...

Shiro: No es necesario que lo digas...Por mi parte, sé lo que tratas de decir...

Yorumaru estaba confundido...En aquél momento, desconocía por completo de lo que hablaba Shiro, pero, por alguna razón, no le hizo ninguna clase de pregunta...

Shiro: Yorumaru, tal vez me esté saliendo del tema, pero...¿Alastor alguna vez te enseñó a abrir las puertas hacia el Ryūchidō?

Yorumaru: N-No...El fue quien las abrió para sacarme de ahí cuando terminé mi entrenamiento...

Shiro: Comprendo...Bueno...Ustedes deben de tener cosas más importantes que hacer...Si pudieran dejarme sólo un momento...

Yorumaru accedió a acercarse a la salida del laboratorio, no sin antes asegurarse de que Shiro se encontraría bien estando allí sólo...

Yorumaru: ¿Estás seguro de que estarás bien...?

Shiro: Así es...Después de todo, conozco éste lugar de esquina a esquina...

Después de escuchar la respuesta de Shiro, tanto Yorumaru como Tsubomi procedieron a salir de la habitación...Aún así, antes de que Yorumaru pudiera siquiera cerrar la puerta del laboratorio, Tsubomi, con una pequeña sonrisa en su rostro, agradeció, sin dar ninguna razón, a Shiro...

Shiro no respondió ante el gesto de Tsubomi, y no hizo más que observar mientras Yorumaru y Tsubomi se alejaban del laboratorio...

El Deseo de Liberación
- Baile de Media Noche -

- "Supongo...Que no puedo aceptar tus agradecimientos..." - Pensó Shiro, una vez vio que se encontraba sólo por completo en su laboratorio...

De alguna manera, Shiro había encontrado algo de tranquilidad al estar sólo en el lugar dónde se había confinado a sí mismo cuando creó todos los artefactos de los cuales había hablado a Yorumaru...

Shiro: (Pensando) Primero, ocurre lo de Tsubomi...Luego, Kozuke tiene la gran idea de desaparecer...Ahora, Yorumaru se cree un Humano...Estoy empezando a hartarme...

???: Realmente te vez cansado, Kurosuke Shiro... (Riendo)

Al rededor de Shiro, había resonado una ligera voz, la cual, en un tono burlón, había comenzado a reírse, molestando a un Shiro que, de por sí, ya estaba fuera de sus casillas...

Shiro: Será mejor que salgas de donde estés, porque si tienes la mala suerte de que te encuentre, la misericordia no encajará para nada con lo que te haré.

???Tan bravucón como siempre, ¿Me divertire acabando con tu paciencia?...Totalmente seguro, mi querido Shiro...

Shiro: Estás copiandome esta broma...Todos los Samhain hago esto a mis amigos, con una voz de ultratumba y sin mostrarme en persona, así que mejor deja de hacerlo o te demandare por derechos de autor, Manipulador...

- "Samhain": Festividad de origen celta que se llevaba a cabo los 31 de Octubre y hoy en día es nombrada Halloween. Para Shiro es una oportunidad épica de fastidiar a sus compañeros y ponerles los pelos de punta -.

???De hecho, te he estado escuchando cada vez que me llamas "Manipulador", y créeme puede llegar a ser molesto...Pero me agrada ese nombre...(Riendo) Me describe como soy...Aún así, me estoy saliendo del tema...No te hablo para escuchar tus molestas respuestas...Vengo a decirte que, aunque tu, el "famoso y poderoso" Shiro Kurosuke, esté en mi contra, cumpliré todo lo que tengo pensado hasta ahora...

Como la primera vez que aquella voz había sonado en la habitación, ésta se había escuchado extremamente burlona, sobre todo, al momento de referirse a Shiro como alguien famoso y poderoso...

Shiro: Ya muchos me han dicho eso, y todo acabaron igual...

Rápidamente, tras pronunciar aquellas palabras, Shiro desenfundó su Katana, la cual, como siempre, llevaba atada a su espalda mediante una oxidada cadena...

Shiro: Todos están más muertos que mi respeto por la humanidad...Una vez que te ponga las manos encima, te torturaré día y noche, una y otra vez, mientras contemplo tu cara de dolor y tus gritos de agonía...

???Bien...Pronto veremos quién le gana a quién, mi querido Shiro...Como cuando ataqué a Tsubomi con tu preciado artefacto, o como cuando tomé a Nagashi Kozuke como si fuera un cuerpo inerte, aunque técnicamente ya lo sea...O como cuando me hice pasar por Kurayami Yorumaru, pero más que nada, cuando guíe a esa pobre niña a tu cubil de criminales sin que pudieras enterarte...¡¡¡Fue Todo tan Difícil...Pero Pude Hacerlo!!! Puedo ver que Tsubomi tiene una rara sensación cuando ve a Yorumaru...Una sensación de calor en su pecho y de comodidad, pero cuando te ve a ti te ve como un ángel guardián, que vela por su seguridad y la de su gente, justo como si fueras el hermano mayor que aterroriza a su novio para que no se pase de la linea con ella...Es tan conmovedor, que me asegure que sus heridas fueran profundas y dolorosas, tanto como para destruir a ese chico demonio y enloquecerte a ti...(Riendo)

Cada una de las palabras de aquél ser habían resonado dentro de la habitación, cada grito, cada sonido, cada respiración...Ningún detalle se había perdido de los oídos de Shiro, como si estuvieran siendo emitidos justamente en la entrada de sus orejas...

Shiro: Ya lo noté antes...Ella se escuda con él porque sabe que siente lo mismo, ambos se quieren mutuamente como grandes amigos o algo más, sólo porque saben que son seres distintos al resto...Confía en mi porque soy similar a ellos, y porque sabe que en cualquier momento te atraparé y te mutilaré viciosamente...

Shiro, quien, de alguna manera, estaba tratando de mantener todo su enojo, había sido interrumpido por aquella voz...

???Ojalá eso pudiera ser...Pero no(Riendo)...Cuando todo ésto acabe, no serás mas que otro ídolo que se cayó de la cima...

- "Tonto, patético, un completo idiota que gozaba de gran fama, que cayó ante alguien a quien ni siquiera pudo identificar" - era lo que el "Manipulador", aquella voz invisible, le repetía una y otra vez, lo que enojaba a Shiro cada vez mas. 

- "¡¡¡No sabes con quién te metes, Cerdo Estúpido!!!" - le repetía Shiro una y otra vez, mientras, en el fondo, veía como perdía esta suerte de batalla verbal, impotente, intentó usas sus habilidades prodigiosas, pero no pudo dar con el origen de aquella voz, sino con un rastro de calor que solo lo pondría a correr en círculos y no podía ayudarlo a dar con este misterioso y letal personaje...

???¡¡¡JAMAS PODRÁS GANARME, KUROSUKE SHIRO!!! ¡¡¡NUNCA!!!

Con aquella última frase, Shiro, sin una razón aparente, había caído al suelo, de rodillas, como si alguien le hubiera golpeado lo suficientemente fuerte como para dejarlo fuera de combate...

De alguna manera, aquella suerte de pelea había terminado...La voz ya no parecía estar en la habitación...

Una vez pudo ponerse en pie, Shiro tomó el libro que, al desenfundar su espada, había dejado caer, para ver que en éste se encontraban escritos tres cifras...

- " 12/00/00 ".

Shiro no podía comprender de qué se trataba aquella numeración...A simple vista, parecía ser una fecha, pero no tenía sentido alguno...

Aún así, no le prestó atención...Cerró el desgastado libro, y lo tomó con fuerza, mientras enfundaba su espada, conforme se dirigía hacia al salón principal de la Mansión, donde citaría a Yorumaru y a los demás miembros, para hablarles de lo que acababa de pasar, y para informarles que, quien quiera que fuese el que estaba detrás de todo, podía saber qué estaba pasando dentro de la Mansión...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.