OVA: La Compañía de un Igual
- El Guerrero sin Memoria -
Gaiden - La Compañía de un Igual.png

(OVA:記憶しなくても同じ戦士の会社 -, Ovu~a: Kioku shinakute mo onaji senshi no kaisha -)

Información
Anterior Gaiden: Camino a la Desesperación ¡Los Sueños son la Única Escapatoria!(conectada a la historia)Funeral: Homenaje a Cero Uzumaki(conectada a la historia)
Siguiente OVA: El Ángel del Hielo - La Memoria Decadente
Saga Saga del Guerrero sin Memoria
Personajes
Tsubomi Yakumo

"Memorias...Pequeños trozos de realidad...Perdidos en un vacío inacabable." OVA: La Compañía de un Igual - El Guerrero sin Memoria (OVA:記憶しなくても同じ戦士の会社 Ovu~a: Kioku shinakute mo onaji senshi no kaisha -), es el primer capítulo de la Saga del Guerrero sin Memoria, así como la continuación directa de la Operación Totenmaske.

Las perdidas de la Guerra y las consecuencias de la última batalla son graves; los miembros de la Unidad Iscariote han decrecido de una manera alarmante ante los ojos de sus dirigentes.

Los Daños causados por Kirge y Szayel se hacen cada vez más notorios, mientras un nuevo Shinobi entra en las filas de la Unidad Iscariote.

Despedida a los Caídos
- Infierno -

La Guerra había terminado...Szayel y su ejercito habían caído, y las fuerzas del batallón se habían vuelto a reunir dentro de su anterior jerarquía...Volviendo a asumir los regimientos que, en su origen, les habían aplicado los miembros de la familia Yami...

Una vez más, un ejercito encargado de limpiar el mundo de aquello que fue llamado "Pecado"...Aún así...Después de la batalla, después de la imprescindible victoria, muchas vidas fueron dadas...

Amigos, familiares, seres queridos y compañeros...Dieron sus vidas para defender lo que anhelaban...Una verdadera erradicación de los pecados de quienes habían tomado el completo control del Letz Batalion...

Más no sólo los miembros de batallón fueron quienes perdieron sus vidas...Miembros de la Unidad Iscariote perdieron sus vidas de manera inevitable, ante los Ghouls y soldados enemigos, totalmente controlados por Szayel y Kirge...

En los patios principales de la mansión de Akatsuki Afterlife, se había erguido un pequeño panteón, en los cuales se procedió a posar los cuerpos de los fallecidos en su eterno descanso...

A diferencia de la despedida que se le había dado a Cero Uzumaki en honor a su valentía en la guerra... Cada lápida poseía una inscripción, acompañada del nombre del fallecido, y una dedicatoria por parte de sus compañeros...La gran mayoría de éstas eran casi iguales por completo...Sólo poseían el nombre, una corta dedicatoria de sus compañeros, y su cargo en la Unidad o el Batallón...Excepto una lápida, sin ningún nombre escrito en ella, sin un cargo o una inscripción...Sólo una suerte de dedicatoria...

- "En Memoria de quien Alguna vez me Acompañó".

Era lo único que podía verse en esa solitaria lápida, totalmente alejada de las demás, ignorada por cada uno de los soldados que, en aquél momento, habían hecho a un lado todas y cada una de sus diferencias, para honrar a sus amigos, quienes habían caído por defenderles, quienes habían caído pensando en volver a ver la sonrisa de quien amaron...En quienes habían pensado que podrían volver con sus familias una vez terminara todo...

Frente a la primera fila de lápidas, se encontraban de pie Kozuke y Shiro, quienes contemplaban firmemente el dolor de sus compañeros...

Shiro: ¿Crees que es ésto una buena idea...?

Kozuke: ¿A qué te refieres...?

Shiro apartó la mirada hacia la lápida que se encontraba justo frente a él, sobre la cual se mantenía firme una Rosa Negra...

Shiro: Sabes bien a qué me refiero, Kozuke...

Kozuke se mantuvo en silencio por un largo tiempo, hasta que volvió su mirada hacia Shiro, para responder a éste...

Kozuke: Al igual que los demás, el tiene todo el derecho de descansar...Mantuvo lazos muy fuertes con muchos miembros del batallón...A pesar de todo...Fue tan humano como todos ellos...

Shiro: Eres demasiado compasivo...Por su culpa es que todo ésto empezó...

Kozuke se arrodilló ante aquella lápida, mientras tocaba suavemente el tallo de la Rosa que había crecido sobre la tierra sobre la cual se erguía la tumba...

Kozuke: Una Rosa sin espinas...Shiro, tal vez pudo haber sido todo por culpa de sus caprichos...Pero...Tal vez su alma quedó libre de muchas cosas en el momento de su muerte...

Tal cual lo había pronunciado Kozuke, la rosa negra no poseía espina alguna, no podía causar daño a nadie que tratara de tomarla en un acto de estupidez, ni defenderse de ninguna manera...

Shiro: Comienzas a parecerte a Yorumaru...¿Qué tanto les cuesta aprender que Akatsuki Afterlife está conformada por cr-

Kozuke: Tal vez sea bueno pensar de tal forma...Aún así...Criminales o justicieros...Todos merecen descansar tranquilamente...

Kozuke había interrumpido a Shiro, quien, al escuchar las palabras de éste, quedó sin ninguna respuesta, limitándose a mirar de nuevo a los soldados...

Una vez más, Shiro apartó su mirada de la tumba, y comenzó a caminar hacia la entrada de la Mansión...

Shiro: Ya está anocheciendo...Será mejor que vayamos a ver cómo se encuentra...

Kozuke se puso de pie, para luego comenzar a caminar, al igual que Shiro, hacia la mansión...

Kozuke: (Pensando) Descansa en paz, Szayel Granz...

La Llegada del Emisario
- Purgatorio -

Kozuke y Shiro caminaron hasta entrar a la mansión, aparentemente vacía, bajando a través de unas escaleras hasta lo que parecía ser un sótano, al cual, sin ningún vacilamiento, entraron justo al pasar delante de él...

Shiro: Será mejor que sólo pases tú...Digo, por si algo pasa...

Kozuke: ¿Por si algo le pasa a él, o por si te pasa a ti?

Shiro: Tu me comprendes...

Kozuke entró a la habitación, totalmente envuelta en sombras, sin una sola de luz que la atravesara...

Dentro de la habitación se encontraba una pequeña cama, sin nada más a su alrededor...

Kozuke: (Pensando) Aún sigue Igual...

Kozuke se acercó a aquella cama, en la cual se encontraba posado un ataúd, el cual no podía visualizarse del todo desde la distancia a la que se encontraba Kozuke...

Kozuke: (Pensando) Han pasado ya dos Días...¿Cuánto más durarás así...?

Kozuke fue caminando poco a poco hacia donde se encontraba el ataúd, hasta darse cuenta que, junto a éste, justo al borde de la cama en la que se encontraba posado, había alguien sentado, como si se encontrara cuidando del ataúd...

Kozuke: (Pensando) ¿Yorumaru...?

Kozuke caminaba cada vez más rápido, preocupado por la seguridad de aquél ataúd, dentro del cual se encontraba, totalmente inconsciente, el cuerpo de Yorumaru...

Kozuke: ¿Quién eres...?

La figura no tomó en cuenta las palabras de Kozuke, quedándose totalmente quieta, en la posición en la que se encontraba...

Kozuke: ¡¡Responde!!

La puerta de la habitación se abrió, pasando Shiro a través de ésta, quién se había preocupado al escuchar los gritos de Kozuke...

Shiro: ¿Pasa algo, Kozuke...?

Kozuke: ¿Has dejado pasar a alguien más antes de que nosotros...?

Shiro miró, extrañado, a Kozuke, quien se encontraba exaltado, volteando repetidas veces hacia el lugar donde se encontraba aquella persona, al ver que ésta ya no se encontraba ahí...

Shiro: Supongo que la noche te ha afectado...¿No crees que debes descansar...?

Kozuke: P-Pero...

Shiro: Hablo enserio, Kozuke...Deberías descansar...Yo me encargaré de vigilar a Yorumaru...

Kozuke volteó una vez más, para cerciorarse de que nadie más se encontraba en la habitación, siendo interrumpido por Shiro, quién lo empujo hasta sacarlo de la habitación...

Shiro: Trata de no pensar en todo lo que ha estado pasando...Tal vez sea eso lo que te ha puesto así...

Kozuke: (Pensando) Sólo ésto me faltaba...

Kozuke caminó, alejándose por completo de la habitación y, posteriormente, Shiro cerró la puerta de ésta, siendo, aparentemente, la única persona, sin contar a Yorumaru, dentro de la habitación...

El Ángel de Alas Negras
- Purgatorio -

Kozuke salió de la mansión, dirigiéndose una vez más a los jardines de la mansión, justo al lugar en el que se encontraban las tumbas de los fallecidos durante la Guerra contra los ejércitos de Kirge Tsuki y Szayel Granz...

Kozuke: (Pensando) Realmente debo haberme vuelto loco...

Kozuke se encontraba caminando entre las lápidas, leyendo los nombres de cada una de las personas que allí se encontraban, buscando tranquilidad junto a quienes no compartían la misma dicha que él, al poseer una vida aparentemente eterna...

Al pasar por delante de la tumba de Szayel, por su mente pasaron varios recuerdos de su batalla contra éste...Recordaba a un Szayel totalmente tranquilo, en medio de la batalla, haciendo caso omiso a que se encontraba en una guerra...

- Un alma Humana...Es realmente interesante escuchar a un ser Inmortal desear algo tan efímero como eso...

Aquella frase pasó una y otra vez por la mente de Kozuke, como si realmente deseara volver a ser un humano, como si anhelara acompañar a los soldados caídos, que ahora descansaban en los patios de la mansión...Rápidamente, Kozuke volteó, al escuchar lo que, a sus oídos, parecía ser una especie de Murmullo...

Kozuke: ¿Realmente están tratando de volverme loco...? Les juro que si llego a encontrarles, me encargaré de enterrarlos en éste lugar con mis propias manos...

Kozuke caminó, siguiendo las constantes risas que pasaban a través de sus oídos...Finalmente, tuvo que detenerse, al llegar a uno de los muros que separaba la Mansión del campo de entrenamiento...

Kozuke: (Pensando) Maldición...

Una vez más, Kozuke escuchó aquellas risas, ésta vez, justo detrás de él, pero al voltear, se percató de que, en efecto, no había nadie detrás suyo...

Kozuke, cansado de seguir a quien se encontraba burlándolo, se dirigió hacia el interior de la mansión, más, para su sorpresa, al llegar a la entrada principal de ésta, pudo visualizar claramente como una figura, cubierta por completo por un manto negro, se encontraba sentada justo a un lado de ésta...Kozuke se acercó a ésta, arrodillándose a su lado...

Kozuke: ¿Te encuentras bien...?

Aquella persona no parecía estar interesada en responder a las palabras de Kozuke, manteniendo la mirada fija hacia el suelo, sin siquiera prestar atención a su acompañante...

Kozuke: Ya es bastante tarde...Puedes quedarte en la mansión ésta noche si quieres...

Kozuke se puso de pie, mientras abría las puertas de la mansión, ofreciendo resguardo a aquella persona, quien seguía sin responder a las palabras de Kozuke...

Kozuke le ayudó a ponerse de pie, pero, a los pocos momentos de haberse levantado, ésta cayó, sin razón aparente, siendo sostenida por Kozuke...

Kozuke: Supongo que deberás quedarte de todas formas...

Kozuke le llevó al interior de la mansión, y al percatarse de que la gran mayoría de las habitaciones de la mansión se encontraban en uso por alguno de los miembros, o por algún soldado del Batallón, le llevó hasta la habitación en la que se encontraba Yorumaru, dentro de su ataúd, colocándole justo a un lado de éste...

Kozuke: (Pensando) Buenas noches...Supongo...

Compañía Inquebrantable
- Purgatorio -

Los días pasaban, y Yorumaru no parecía mejorar...Noche tras noche, Kozuke entraba a la habitación en la que éste se encontraba, y revisaba su ataúd, sólo para percatarse de que seguía igual...

Aún así, el hecho de que Kozuke fuera cada noche era casi innecesario, almenos para él y Shiro, pues, la persona que éste aceptó refugiar en la mansión no parecía tener intención de alejarse del ataúd de Yorumaru...

Nada parecía cambiar con el paso de los días...Kozuke entraba a la habitación, abría el ataúd y revisaba que Yorumaru estuviera bien, mientras, a un lado de la cama sobre la que se apoyaba el ataúd, se encontraba arrodillada aquella figura, cubierta por las sombras de la habitación, como si se encontrara esperando que Kozuke saliera, una vez más, de ésta...

Todo ésto se repetía, día tras día...

Una de aquellas innumerables noches, Kozuke, cansado de no saber por qué aquella persona no se alejaba de Yorumaru, se dispuso a entrar una vez más a la habitación, y justo al hacerlo, se encontró con que el ataúd se encontraba abierto...

A un lado de éste, se encontraba Yorumaru, sentado, con la cabeza levemente volteada hacia un lado, mientras hablaba con su acompañante...

Yorumaru: Comprendo...

Kozuke se acercó a Yorumaru, sin ninguna palabra que expresar...

Kozuke: ¿Y-Yorumaru...?

Yorumaru volteó, y sin ninguna expresión en su rostro, respondió a las palabras de Kozuke, con una frialdad que nunca antes había mostrado hacia éste...

Yorumaru: Supongo que he regresado...

Una vez más, Yorumaru volteó la mirada, dirigiéndola hacia su ataúd...

Yorumaru: (Riendo) Me gustaría no tener que volver a entrar en esa caja...

Kozuke: (Sonriendo) No volverás a entrar si no vuelves a hacer una locura...

Yorumaru se puso de pie, en lo cual le siguió su acompañante, quien, bajo el manto que le cubría, parecía estar sonriendo...

Kozuke: Supongo que han tenido tiempo para conocerse...Ven, Yorumaru, Shiro lleva esperando mucho tiempo tu despertar...Debe necesitar un sujeto de pruebas...(Riendo)

Yorumaru: (Riendo) Mucho mejor que estar dentro de un Ataúd...Aún así...Supongo que lo que sea que quiera Shiro puede esperar...

Yorumaru se puso de rodillas, justo delante de la persona que le había estado acompañando desde que llegó a la mansión...

Yorumaru: Debes de estar cansada...Cuando desperté, sólo estabas junto a mi Ataúd...Y a juzgar por tu expresión, no debes de haber dormido desde hace Días...

Yorumaru se puso de pie, volteando su mirada hacia Kozuke...

Yorumaru: Supongo que dejarás que se quede un día más...

Kozuke asintió a las palabras de Yorumaru, a lo que éste respondió con una leve sonrisa...

Kozuke: ¿Has despertado con un buen pie, no? No haz hecho más que sonreír frente a cada palabra...

Yorumaru: ¿Shiro te ha dado algo de beber? Estoy igual que siempre...

Kozuke: Si tu lo dices...Sólo hay algo que no termino de entender...

Kozuke dirigió su mirada hacia la pequeña acompañante de Yorumaru, para luego regresarla hacia el rostro de Yorumaru...

Yorumaru: Te agradecería si fuera un poco más directo, Kozuke...(Riendo)

Kozuke: Supongo que debo hacerte la pregunta a ti, ya que ella no me ha respondido nada en absoluto desde que llegó...

Yorumaru: ¿Y bien? Aún así...Ella está aquí, puedes preguntarle por ti mismo...

Kozuke asintió una vez más, y dirigió la palabra hacia la fuente de varias de sus dudas...

Kozuke: Supongo que tienes un nombre...¿Podrías decírmelo...?

Yorumaru: ¿No te parece una mala forma de preguntar eso, Kozuke?

???: M-Me llamo Tsubomi, Yakumo Tsubomi...

Kozuke se sorprendió al escuchar las palabras de Tsubomi, pues pensaba que, al igual que cuando le vio por primera vez, no respondería a sus preguntas...

Al igual que Kozuke, Yorumaru se sorprendió, aunque trató de disimularlo, al escuchar el nombre completo de Tsubomi...Una vez más, pudo escuchar el nombre del Clan al que perteneció una de sus compañeros de equipo en Kumogakure...

Yorumaru: Ahora que lo pienso, tampoco me dijiste tu nombre antes...Realmente es un hermoso nombre...

Tsubomi: G-Gracias...

Kozuke: No quiero interrumpir ésta emotiva presentación, pero...Si Shiro lleva esperando tanto tiempo, no creo que sea bueno hacerlo esperar más...Por tu bien, más que por el suyo...

Kozuke abrió la puerta de la habitación, saliendo a través de ella, siendo seguido por Yorumaru y Tsubomi...

Tsubomi se encontraba mirando todo a su alrededor, contemplando la inmensidad de la Mansión, la cual le causaba incluso temor, al pensar que fácilmente podría perderse dentro de ella, e inconscientemente, se aferró a la mano de Yorumaru...

Yorumaru: (Sorprendido) ¿Pasa algo, Tsubomi...?

Tsubomi: N-No, nada...

Kozuke: No se distraigan...Si caen en las trampas de Shiro, no podré sacarles...(Riendo)

Al escuchar las palabras de Kozuke, Tsubomi tomó aún más fuerte la mano de Yorumaru, quién no hizo más que voltear la mirada hacia ésta y esbozar una pequeña sonrisa...

Kozuke dejó de caminar, al llegar a un muro en el que se encontraban varios retratos de los miembros de la organización, y miró hacia el retrato de Yorumaru...

Kozuke: Supongo que recuerdas ésto...(Riendo)

Yorumaru: ¿Cómo podría olvidarle...?

Kozuke levantó el cuadro, revelando así una especie de botón, el cual resaltaba de la pared...Kozuke accionó éste, abriendo una compuerta justo a un lado del retrato...

Yorumaru: (Riendo) Shiro realmente está loco...

Kozuke: Supo donde esconder bien la entrada...Nadie se interesaría en revisar detrás de los retratos...

Yorumaru: ...Mucho menos detrás del mío...(Riendo)

Tsubomi, quien aún se mantenía sujeta a la mano de Yorumaru, no hacía más que escuchar la conversación que éste mantenía con Kozuke, esbozando una pequeña sonrisa ante ambos...

Yorumaru desvió la mirada hacia Tsubomi, esbozando una sonrisa...

Yorumaru: Trata de no separarte...Y de no hablar mucho con Shiro...(Riendo)

El Último Recuerdo
- Falso Paraíso -

Kozuke, Yorumaru y Tsubomi descendían por el pasaje hacia el laboratorio de Shiro...Tsubomi se mostraba bastante temerosa con respecto a la mansión y el camino que recorrían, Todo obra de Shiro, quien lo construyó.

En el camino llegaron hasta una entrada, donde el paisaje tipo cueva se volvía metálico y cibernético.

Kozuke: Activar reconocimiento de Voz.

Monitor: Reconocimiento activado.

Yorumaru: ¿Entiendes como funciona esto?

Kozuke: Claro, como soy el Líder, Shiro decidió darme ciertos privilegios con lo relacionado a la organización...Ahora sí, voy con la contraseña.

Kozuke golpeó a Yorumaru, haciendo que éste cayera al suelo, y le tapo los oídos a Tsubomi, logrando así impedir que éstos pudieran escucharle...

Kozuke: "Lo único que aprecio de corazón, es algo que jamas sabrás"

De repente, justo después de que Kozuke terminara de decir la última palabra de la oración, se abrió la puerta hacia el laboratorio...

Yorumaru: (Levantándose) ¡¡¡¿¿Que diablos te pasa??!!! ¡¡¡me estoy recuperando de la guerra-

Shiro: Eso no fue una guerra, fue la demencia que Satariel plantó en las almas de gente debil. Una manipulación.

Yorumaru: Eso no importa...Ahora sí, Kozuke, dime por qué me trajiste a éste laboratorio de mala muerte...

Tsubomi: Emm, D-Disculpa...¿Porque vinimos a este lugar?

Kozuke: Eso es un asunto que quiero resolver con Shiro, ¿No hay un lugar donde Tsubomi pueda distraerse un rato, Shiro?

Shiro: Dame un momento...¡¡¡Tatsumi, ya escuchaste a Kozuke!!!

Yorumaru: Más dementes...

Tatsumi apareció de repente y tomo de la mano a Tsubomi...

Tatsumi: Venga conmigo, la guiare al comedor para que pruebe mi especialidad.

Tsubomi: B-Bueno...

Tatsumi se fue con Tsubomi, dejando a Shiro, Yorumaru y Kozuke...

Yorumaru: Ahora si, ¿Para qué me trajiste a este lugar?

Kozuke: (Codea a Shiro) Vamos, tal y como lo practicamos.

Shiro: Esta bien...Mira Yorumaru, lo pensé bastante y creo que no te molestaré tanto, sólo de ves en cuando...

Yorumaru se quedo sin palabras. "Esto es un aviso del apocalipsis, al diablo con Satariel, es nuestro fin" era todo lo que Yorumaru pensaba, por primera vez Shiro se comportaba ante él como debía.

Shiro: Ademas, también quería decirte esto...Durante el tiempo que estuviste en el ataúd, le pedí a Tatsumi que te diera de comer y te mantuviera limpio. Ademas el esmoquin que tienes puesto te lo conseguí yo.

Yorumaru: Ya me estaba preguntando de donde había salido esta ropa...

Kozuke: Aun te falta algo Shiro, y eso era...

Shiro: Perdón por haberme mostrado tan frío con respecto a lo que dije sobre nosotros, aunque seamos criminales buscados por todo el mundo, tenemos derecho a sentir emociones...Sí podemos reemplazar a cualquiera que muera aquí, pero siempre recordaremos a ese alguien que nos acompaño alguna vez, y siempre estaré dispuesto a darle un lugar adecuado en el cementerio de la Aldea, como a nuestros soldados.

Yorumaru: No puedo creer lo que escucho...De verdad tienes emociones que no sean malas...

Kozuke: Cierto, y también se sintió preocupado por el tiempo que estuviste en el ataúd, pensó que tendríamos que hacerte lugar en el hospital para que te mantuvieran vigilado.

Shiro: En fin, de ahora en adelante, no deberíamos comportarnos tan mal por la costumbre, creo que es hora de ser amigos, así como Kozuke y yo lo hemos hecho durante los años que hemos estado juntos en esta organización, ¿Te parece?

Shiro le ofreció su mano a Yorumaru, quien se mantenía extrañado porque éste ahora se comportaba como un verdadero adulto...

Yorumaru estrechó su mano; más que alterado, estaba calmado, por fin podía mirar a Shiro sin pensar que este lo perseguiría con artillería pesada por el simple hecho de negarse a hacerle un favor...

Yorumaru: Muy bien, me alegra mucho este momento...La verdad, me siento bien porque al fin podemos ser buenos amigos, podría incluso trabajar contigo durante tres semanas.,,

Kozuke: Diablos...Por qué tenías que decirlo...

Yorumaru no entendía la reacción de Kozuke, cuando de repente Shiro empezó a ejercer una presión inmensa en su mano, logrando que este se arrodillara y su mano se tornara morada...

Shiro: Me alegra mucho que lo dijeras, porque durante ese tiempo estuve al tanto de ti, así que necesitare que trabajes conmigo un tiempo...Son favores minúsculos, pero igual te dará mucho trabajo y te cansará, ¡¡Y sera por tres semanas enteras!!

Yorumaru: ¡¡¿¿Qué te sucedió, Acaso no eramos amigos??!!

Shiro: Claro, ¡¡¡Pero igual todos deben colaborar con mis experimentos, por el bien de la aldea y la organización!!!

Yorumaru: ¡¡¡Está bien, Lo haré!!! ¡¡¡Sólo suelta mi Mano!!!

Shiro: Por supuesto...

Shiro soltó a Yorumaru; este estaba agonizando de dolor por su mano, mientras que Shiro lo tomaba por el cabello y se lo llevaba arrastrado...

Shiro: El primer favor que me harás será trabajar durante la primera semana en mi mansión-

Kozuke se lanzo en contra de Shiro con la intención de matarlo...

Kozuke: ¡¡Dijiste que lo harías trabajar, no que lo meterías en una Jaula con tus lunáticos!!

Shiro golpeó a Kozuke, de tal manera que lo dejó inconsciente por algunos minutos...

Yorumaru: ¿Porque me pasa ésto a mi...? ¡¡¡Suéltame!!! ¡¡¡Quiero que me regresen a mi Ataúd!!!

Mientras tanto, en la cafetería...

Tsubomi: ¡¡Increíble!! Tu comida sabe realmente bien Tatsumi-chan...

Tatsumi: Gracias, es por años de practica y por tener siempre lo mejor para trabajar.

Tsubomi: Por cierto, ¿Cuando volveré a ver a Yorumaru-kun? ¿Qué está haciendo?

Tatsumi: (Sonriendo) Pronto, pero ahora debe retomar algunas responsabilidades que tiene pendientes.

Desde ese exacto momento, las vidas de todos volvieron a ser las mismas, Shiro había accedido a ayudar a Yorumaru en sus trabajos y darle un hogar a Tsubomi en la Mansión, aparte de haber demostrado un lado mas amable y considerado...Parecía que todo seguía igual, pero en realidad las cosas mejoraron, incluso Yorumaru notó que sus tareas eran mas fáciles...

Las cosas eran mejores y todo parecía ir muy bien...Almenos, hasta ahora...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.