Helado Corazón de las Arenas
Helado Corazón de la Arenas.png

(砂の心凍, Suna no shintō)

Información
Siguiente Caza Solitaria
Saga Gaiden: Una Acción llena de Pecado
Personajes
Shingetsu Wasp
Tengoku Umi
Objetos
Marionetas de Shingetsu

Helado Corazón de las Arenas es el capítulo que relata el abandono de Sunagakure por parte de Shingetsu.

El Comienzo de un mal Día

Como ya era costumbre para Shigetsu, este se encontraba entrenando con sus marionetas en una llanura fuera de los límites de Sunagakure, a pesar de que su maestro le haya dicho en demasiadas ocasiones que eso podría ser peligroso. Shingetsu no obedecía estas órdenes ya que conocía el lugar y sabía que nadie pasaba por ahí.

Maestro: Honestamente creo que no deberías entrenar aquí

Shingetsu: Maestro... no lo vi llegar

Maestro: Como sea, solo no entrenes aquí

Shingetsu: ¿Acaso hay algo aquí que lo molesta?

Maestro: Nada relevante... solo que se ha visto a un grupo de mercenarios, así que deberías tener cuidado

Shingetsu: ¿Mercenarios?... supongo que serían grandes oponentes

Maestro: Vamos, vamos, no digas esas cosas, podrían resultar bastante peligrosos

Shingetsu: ¿Pero qué hace un grupo de mercenarios aquí en Sunagakure?

Maestro: Eso estamos investigando, enviaré a un grupo de ANBU a patrullar en la zona y de paso... a vigilarte

Shingetsu: ¡Que me puedo cuidar solo!

Para cuando Shingetsu acabó su oración, su maestro había desaparecido, este no le dio mucha importancia y continuó con su entrenamiento, observando a los ANBU que se suponía debían estar "escondidos". Luego de algunas horas sin que nada ocurriese, Shingetsu decidió parar con su entrenamiento y dejar solos a los ANBU que aun seguían ahí.

Shingetsu: ¡Muchachos ANBU!... me estoy yendo ahora

Sin darle tiempo a pensar a Shingetsu, el cuerpo sin vida de uno de los miembros del equipo ANBU cayó delante de él. Posterior a esto, Shingetsu esquivó un kunai que se dirigía hacia él, pero se percata de que el objetivo de este no era cortarlo, sino que este kunai llevaba un papel bomba.

Shingetsu: ¿Pero qué demonio...

La explosión produjo un gran daño, pero Shingetsu logró escapar de esta, para encontrarse con el resto de miembros del grupo ANBU, los cuales se encontraban bastante heridos.

Shingetsu: ¿Pero quién les ha hecho esto?

ANBU: Son los mercenarios

Shingetsu: ¿Es una broma?, no pueden ser tan fuertes

Mercenario: Pues creélo mocoso, somo mucho más fuertes que esos inútiles

Shingetsu observó al mercenario, reconociéndolo en ese mismo momento y adoptando un semblante más oscuro.

Shingetsu: Muchachos ANBU... largo de aquí

ANBU: Shingetsu, ¿por qué diablos nos pides...

Shingetsu: ¡Solo lárguense, busquen refuerzos a algo así!

Mercenario: Me temo que eso no será posible

Dichas estas palabras, los mercenarios acabaron con la vida de los restantes miembros ANBU, dejando solo a Shingetsu contra estos.

Shingetsu: Ustedes... ustedes... ustedes son los asesinos de mi familia...

Mercenario: Vaya, pero si es el mocoso marionetista, dime... ¿cómo están tus padres?

Shingetsu: ¡Voy a matarlos!

Dicho esto, Shingetsu liberó a sus marionetas, Los Siete Dioses Demonio, y comenzó a luchar contra los mercenarios que lo rodeaban, a pesar de lograr acabar con la mayoría de estos, dos de estos presentaron un gran obstáculo para Shingetsu.

Shingetsu: Bastardos

Mercenario: Vamos, vamos, no nos llames así, llámanos por nuestro nombre

Shingetsu: ¿Por qué debería saberlos?

Mercenario: Bueno, bueno, mi nombre es Ban y el de mi compañero es Jatso

Jatso: Además, creo que te gustaría saber el nombre de las personas que te asesinaron

Shingetsu: Así que eso piensan... pues bien, recuerden bien este nombre, ¡Shingetsu Wasp!, el nombre de la persona que los asesinó

Shingetsu arremetió con sus marionetas contra los dos mercenarios, más estos lograron esquivarlas fácilmente comenzando a lanzar muchas Senbon hacia Shingetsu, este se protege posicionando sus marionetas delante de él, cuando dejó de sentir que lo atacaban, observó hacia el lugar donde debían estar los dos mercenarios mas estos no se encontraban ahí.

Shingetsu: ¿Dónde demonios se m...

Ban: Si eres la persona que nos va a asesinar no deberías bajar la guardia

Shigetsu: ¡Maldición!

Una gran explosión se produce desde la posición de Shingetsu, pero este logra salvarse, mas la explosión logró destruir dos de sus siete marionetas.

Shingetsu: No crean que eso me detendrá

Ban: Vamos, que ese no era nuestro plan

Shingetsu: Lo sé

Dicho esto, dos de las marionetas de Shingetsu aparecen detrás de los mercenarios y los "abrazan" atrapándolos. Estas marionetas portaban papeles bomba en sus espaldas.

Jatso: ¿Pero qué de...

Shingetsu: Su plan era destruir mis marionetas, y ya que "no lo puedo evitar", dejaré que mis amadas marionetas se vayan con ustedes

Ban: ¡Maldición!

Jatso: ¡Maldito mocoso!

Dichas estas palabras, una gran explosión se produjo desde el lugar en el cual se encontraban los dos mercenarios.

Traición

La explosión se había dispersado, mostrando el estado en el cual se encontraban los dos mercenarios.

Shingetsu: Honestamente creí que esa explosión los mataría

Jatso se encontraba inconsciente y Ban estaba sangrando por su espalda y ambos brazos, ambos tenían quemaduras bastante graves. Al verlos en este estado, Shingetsu se propone darles el golpe final...

Shingetsu: Bueno, creo que es hora de que acabe con esto

Shingetsu prepara sus marionetas para un ataque, pero para sorpresa de todos los presentes, estas son destruidas y vueltas añicos.

Shingetsu: ¿¡Pero qu...

¿?: Les dije que esperaran, ¿verdad, idiotas?

Shingetsu: Tu eres...

Ban: ¡Lo siento mucho, Tengoku-san!

Para los atónitos ojos de Shingetsu, la persona que había destruido sus marionetas y a la que el mercenario despierto mostraba respeto, era... su maestro, la persona que Shingetsu mas admiraba y respetaba, ahora se volvía en su contra.

Shingetsu: Maestro... ¿qué... qué diablos significa esto?

Tengoku: Oh, Shingetsu... lo siento, supongo que debí habértelo dicho antes

Shingetsu: ¡Habérmelo dicho antes!, ¡¿Qué demonios iba a decir?!

Tengoku: No lo sé, ¿algo como YO maté a tus padres?

En ese momento, para sorpresa de Ban, pero no para Tengoku, Shingetsu atacó a su antiguo maestro con sus marionetas, Tengoku se protegió fácilmente de estas con solo un kunai.

Shingetsu: ¡Eres un bastardo!

Tengoku: ¡Bien dicho Shingetsu!, ¡vamos, libera toda tu ira!

Shigetsu vuelve a arremeter contra Tengoku, pero este fácilmente detiene el ataque de sus marionetas, sin darle tiempo de pensar, Tengoku toma la cabeza de Shingetsu y lo envía al suelo, ejerciendo presión en esta. Shingetsu mueve uno de sus dedos, provocando que una de sus marionetas dispare uno de sus brazos del cual sobresale un cuchillo, el cual logra impactar en el costado de Tengoku.

Shingetsu: Felicidades, ahora estas infectado por mi veneno

Tengoku levanta a Shingetsu de su cabeza y lo lanza contra unas rocas del lugar. Luego de esto, para la sorpresa de Shingetsu, Tengoku sacó de sus ropas una pequeña jeringa.

Tengoku: ¿Después de todos estos años como tu maestro, no te parece que debí haber investigado tu veneno?

Dichas estas palabras, Tengoku se inyecta el contenido de la jeringa, el cual era un antídoto para el veneno de Shingetsu, sorprendiendo enormemente al marionetista, Shingetsu intenta atacar con sus marionetas, pero Tengoku aparece delante de él y lo empieza a estrangular.

Tengoku: Esperé muchos años para este momento

Shingetsu: Bastardo... juro... que te... ma... ta...

Shigetsu no pudo terminar su oración, ya que perdió el conocimiento debido a la falta de oxígeno. Ban se acercó a estos dos.

Ban: Entonces... ¿su plan funcionó?

Tengoku: Por supuesto, liberar toda su ira servirá para debilitar su sello

Ban: Y el Elemento Hielo sera nuestro, ¿verdad?

Tengoku: Por supuesto

Dicho esto, Tengoku liberó a Shingetsu y lo dejó caer en el suelo, para luego observar su abdomen y volver visible un sello que se encontraba en Shingetsu.

Tengoku: Vaya, tus padres hicieron un buen trabajo para este sello

Tengoku comenzó a liberar el sello de Shingetsu, una vez logrado esto, toda la atmósfera del lugar comenzó a enfriarse.

Ban: Estamos en Sunagakure, ¿cómo es esto posible?

Tengoku: Es por culpa de Shingetsu, está liberando su Ke...

Tengoku no pudo terminar sus palabras ya que una gran cantidad de hielo apareció alrededor de Shingetsu, lastimando a Ban y a Tengoku en el proceso.

Ban: ¡¿Pero qué diablos está pasando?!

Tengoku: Al parecer subestime al mocoso, lo mejor sera re...

Una vez más, Tengoku se vio interrumpido, esta vez por una gran estaca de hielo que atravesó su mano, a Ban le ocurrió lo mismo pero en su brazo. Para sorpresa de los dos, Shingetsu se encontraba levantado y consiente, con una de sus manos extendida y algo congelada.

Shingetsu: No tengo idea de que está pasando, pero juro que te mataré ahora

Tengoku: Me temo que eso no podrá ser Shingetsu, ya que debemos irnos

Terminada esta oración, Tengoku lanzó un kunai que impactó contra el hombro de Shingetsu, posteriormente, él, Ban y Jatso huirían ante la cansada visión de Shingetsu, el cual debido al gran esfuerzo que usó y a la cantidad de Chakra que perdió, cayó desmayado sobre la arena congelada.

Adiós Sunagakure

Shingetsu se había recuperado de sus heridas y ahora se encontraba caminando por una de las calles de Sunagakure, en ese momento su mente estaba en otro lugar, pensaba en la verdadera identidad de su antiguo maestro, sobre el sello que sus padres la habían puesto y principalmente, sobre su nuevo Elemento, su Kekkei Genkai, el Elemento Hielo.

En ese momento este decidió algo que cambiaría su vida para siempre, de un fuerte salto, se posicionó en el techo de unas de las casas y comenzó a saltar de techo en techo hasta llegar a los límites de su Aldea. Shingetsu estaba dispuesto a abandonar Sunagakure para encontrar las respuestas que su mente y corazón anhelaban, su Aldea era importante para él, pero más importantes eran las respuestas que necesitaba.

Decidido, Shingetsu saltó lejos de las frontera de su Aldea, deteniéndose unos pocos segundos a observarla por última vez, prometiéndose a si mismo que volvería cuando sea más fuerte, mas sabiendo que nunca más volvería a ser un ninja de esta Aldea. Finalmente, dándole la espalda a Sunagakure, Shingetsu comenzó a caminar lejos de esta, pensando en una sola cosa ese momento...

Shingetsu: Tengoku, espero que nunca olvides mi nombre, porque el nombre Shingetsu Wasp es el de la persona que te va a asesinar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.