Gaiden: Ryūchidō ¡El Lugar donde Habitan los Dioses!
Yorumaru llega al Ryūchidō.png

(外伝龍地洞神場所!, Gaiden Ryūchidō-shin basho!)

Información
Siguiente Gaiden: Nada que Perder ¡El Pasado se Revela!
Saga Pasado - La Vida es Solo Sufrimiento (Relleno)
Personajes
Sabio de la Serpiente Blanca
Jutsus
Modo Sabio Serpiente

Arte Sabio: Jutsu Blanco Violento

Objetos
Katana Muramasa

Gaiden: Ryūchidō ¡El Lugar donde Habitan los Dioses! (外伝龍地洞神場所!Gaiden Ryūchidō-shin basho!) Es un Capítulo en el que se relatan los sucesos ocurridos durante la estadía de Yorumaru Kurayami en el Ryūchidō, tales como el pacto con las Serpientes y Dragones, como el dominio del Modo Sabio Serpiente.

En éste Capítulo también se muestran las primeras apariciones del Ryūchidō y el Sabio de la Serpiente Blanca en un Capítulo u Episodio de Akatsuki Afterlife, siendo éste su debut.

El Camino al Cielo
¡Las Puertas del Infierno son la única Entrada!

Durante su entrenamiento con Alastor Zerkuro, Yorumaru emprendió un largo viaje a través de muchos lugares, en los cuales se enfrentó a grandes Shonobis y Kunoichis, con la ayuda de su maestro, logrando así demostrar que sus habilidades habían crecido descomunalmente gracias a que Alastor lo había vuelo uno de los suyos...un Vampiro...

Cierto día, Yorumaru y Alastor, quienes seguían en su largo viaje de entrenamiento, Alastor comenzó a contarle a Yorumaru más de una historia acerca de las ventajas de ser un Vampiro, así como sus desventajas...

Curiosamente, Alastor se interrumpió a si mismo, con solo una pregunta hacia Yorumaru...¿Qué es lo que te motiva a hacer todo ésto...? preguntó Alastor a Yorumaru, quien bajó la mirada, para luego ponerla en alto una vez más, mirando el rostro pálido de Alastor...

Yorumaru: Muchas cosas son las que me motivan a seguir con éstos entrenamientos...Pero solo una de ellas me es importante...Quiero vengarme...Quiero vengar a aquellos que despojaron a mi Clan de su bien mas preciado...Su vida...

Alastor esbozó una pequeña sonrisa, casi indetectable, al escuchar la respuesta de Yorumaru...Su alumno se encontraba siguiendo gran parte de sus pasos...Lo motivaba el odio a las personas que le negaron una feliz niñez...Y ahora luchaba por aquello que el tampoco poseía, la vida...

Alastor cambió rápidamente de tema, para hablarle de una persona en especial...El Sannin Orochimaru...Alastor le explicó que, cuando aún era un niño, Yorumaru experimentó con su cuerpo, implantándo así el Sello Maldito del Infierno en el cuerpo de un joven Alastor...También le contó que, gracias al mismo Orochimaru y sus Experimentos, Alastor fue capaz de controlar los poderes que éste Sello le habría conferido...

Alastor le habló también de la fuente de los poderes de Orochimaru, las serpientes blancas, el Ryūchidō...La Cueva del Dragón...

Alastor: Hay veces, Yorumaru...En las que, para llegar al cielo, debes pasar primero por las Puertas del mismísimo infierno...Algunos no son capaces de superarlas...Mueren al instante...

Dijo Alastor, refiriéndose al proceso de entrenamiento para completar el dominio sobre la energía espiritual y el Senjutsu...Yorumaru y Alastor siguieron caminando, hasta que se detuvieron...Alastor se ofreció a llevar a Yorumaru hasta el Ryūchidō, siendo éste el lugar donde obtendría sus actuales invocaciones...

Tal como Alastor lo había dicho, había que pasar por "Las Puertas del Infierno", para poder llegar al Ryūchidō...Alastor había sacado un pergamino, el cual habría puesto en el suelo, abierto, para luego provocarse una herida para verter su sangre sobre el pergamino...

Las "Puertas del Infierno"

Rápidamente, del pergamino se habían formado lo que parecían ser un par de puertas, las cuales se encontraban adornadas con dos grandes cráneos y una gran cantidad de huesos, los cuales constituían gran parte de éstas estructuras...Al parecer, éstos huesos estaban unidos entre sí gracias a la sangre de Alastor...Rápidamente, las puertas se abrieron, dejando ver un terreno desolado, parecido a una selva, adornada de la misma manera que las puertas, con huesos y cráneos...

Alastor: Ésta vez no podré acompañarte...El camino al Ryūchidō debe de ser recorrido solo por aquellos que necesitan de su poder...Te deseo suerte...

Yorumaru atravesó la entrada, pasando a aquella selva adornada con huesos, para que luego, las gigantescas puertas, desaparecieran sin más...

Yorumaru se sorprendió al ver que las puertas habían desaparecido, y que no podía dar marcha atrás...Así que siguió caminando, atravesando aquella densa selva, poblada mayormente por serpientes y reptiles...

Interior del Ryūchidō

A lo lejos, Yorumaru logró visualizar una gran estructura, parecía ser una cueva...Yorumaru se adentró en el interior te ésta, recordando que el lugar donde obtendría sus habilidades, según Alastor, sería una Cueva...

El interior de la cueva era oscuro y tétrico...En la parte superior de ésta, se mantenía erguida lo que parecía ser la estructura ósea de un Dragón, cuyos rasgos no eran muy diferentes a los de una serpientes, a excepción de que ésta estructura poseía los huesos de sus extremidades, asemejándolo mas a un reptil cuadrúpedo...

Sabio de la Serpiente Blanca hablando con Yorumaru

A lo lejos, Yorumaru logró observar que se encontraba lo que parecía ser un gran asiento, en el que se encontraba, presuntamente dormida, lo que parecía ser una enorme serpiente blanca, aún más grande que los huesos del dragón que se encontraban en el techo de la cueva...La Gran serpiente abrió sus ojos, y fijó éstos en Yorumaru...

Sabio de la Serpiente Blanca: Hacía mucho que no veía un humano entrar al Ryūchidō...La mayoría termina devorado por sus habitantes...

Cada palabra que emitía la Serpiente blanca terminaba con un leve silbido, característico de cualquier clase de serpiente...

Yorumaru: Yo no soy un Humano...Es curioso...Nadie me atacó cuando llegué...

Sabio de la Serpiente Blanca: Tienes mucha suerte...Supongo que alguien te habrá ayudado a llegar hasta aquí...¿Acaso Orochimaru te contó sobre éste lugar...?

Yorumaru recordó que, en el relato de Alastor, éste había escuchado el nombre de Orochimaru, más el no sabía de quien se trataba...

Yorumaru: No tengo ni la menor idea de quien es Orochimaru...Mi maestro me ha hablado de éste lugar...Me ha dicho que aquí puedo hacerme más fuerte...

Sabio de la Serpiente Blanca: En efecto, tenía razón...Pero...No es una labor nada fácil el entrenar aquí...

Yorumaru: No me importa lo difícil que me sea...Si debo de sufrir para volverme aún más fuerte, lo haré...

La gran serpiente bajó de su trono, rodeando por completo a Yorumaru con su largo cuerpo...Mirando a los ojos de éste fijamente...

Sabio de la Serpiente Blanca: Veo mucha determinación en ti...No eres muy diferente a Yakushi Kabuto...

Cada vez que el Sabio terminaba de hablar, un ligero silbido sonaba, pero cada vez se hacía mas fuerte...Aún así, Yorumaru no le dio importancia alguna...

Sabio de la Serpiente Blanca: Bien...Con mucho gusto accederé a entrenarte personalmente...Pero...

El sabio abrió levemente su boca, dejando ver unos grandes colmillos, pero aún así, Yorumaru solo seguía viendo los grandes ojos amarillentos de éste...

Sabio de la Serpiente Blanca: Es curioso...Tu ya posees un pacto con un dragón...

Yorumaru: Así es...Ya he hecho un pacto con un Dragón...

Sabio de la Serpiente Blanca: Excelente...Pues ahora serás como el...Verás lo que el vea...Sentirás como el ha sentido...Solo si eres capaz de terminar con exito éste entrenamiento...

El Sabio de la serpiente Blanca había accedido a entrenar a Yorumaru, estando éste un total de 5 meses en el Ryūchidō entrenando junto al Sabio...

Después de haber pasado los anteriormente dichos 5 meses, las "Puertas del Infierno" se habían vuelto a abrir en el interior del Ryūchidō, emergiendo Alastor del otro lado de éstas...

Alastor: Espero que los ultimos meses hayan sido suficientes...

Yorumaru: En efecto, Maestro...

Yorumaru atravesó las puertas una vez más, para así salir del Ryūchidō, con una pequeña diferencia...Al rededor de sus ojos había una especie de pigmentación violacea, y sus pupilas se habían vuelto blancas, mientras que, en su cinturón, se mantenía sujeta una Katana, la cual llamó la atención de Alastor...

Alastor: Pensaba que solo entrenarías el modo sabio...

Yorumaru: Y así fue...El Sabio me dio ésta Katana, ya que, según el, podría sacarle provecho a mis habilidades si la utilizaba...

Alastor: Bien...Es hora de seguir con tu entrenamiento...

Yorumaru: Como ordene, Maestro...

Yorumaru y Alastor emprendieron una vez mas su viaje de entrenamiento, el primero de éste con una nueva habilidad...El "Modo Sabio"...

Curiosidades

  • Gran parte del nombre de éste Gaiden está basado en las creencias chinas y japonesas en las que los Dragones, Criaturas similares a las serpientes, eran retratados como criaturas similares a los dioses, o como seres cercanos a éstos.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.