Gaiden: Camino a la Desesperación ¡Los Sueños son la Única Escapatoria!
Gaiden zetsubō no yume e no michi wa yuiitsu no hōhō de dete iru!.png

(外伝絶望の夢への道は唯一の方法で出ている!, Gaiden zetsubō no yume e no michi wa yuiitsu no hōhō de dete iru!)

Información
Anterior Gaiden: Nada que Perder ¡El Pasado se Revela!
Saga Pasado - La Vida es Solo Sufrimiento (Relleno)

Gaiden: Camino a la Desesperación ¡Los Sueños son la Única Escapatoria! (外伝絶望の夢への道は唯一の方法で出ている!Gaiden zetsubō no yume e no michi wa yuiitsu no hōhō de dete iru!) Es un capítulo de Relleno centrado en los hechos ocurridos durante el viaje de entrenamiento llevado a cabo por Alastor Zerkuro, junto a Yorumaru Kurayami, antes de la entrada de éste a Akatsuki Afterlife.

El Precio de un Alma

Después de haber pasado meses entrenando en el Ryūchidō, Yorumaru y Alastor volvieron a emprender su viaje de entrenamiento, buscando la forma de hacer que Yorumaru pudiera combinar sus nuevas habilidades con el Modo Sabio con sus habilidades naturales como Vampiro...

Alastor y Yorumaru estaban de camino hacia la mansión de Akatsuki Afterlife...Ambos se encontraban caminando entre un frondoso bosque, desde el cual, a lo lejos, podía verse una gran Aldea...

Alastor: Es ahí hacia donde vamos...Konohagakure...La Aldea oculta entre las Hojas...Para ser más exacto, la Mansión de Akatsuki Afterlife...

Yorumaru: ¿Ahí es donde se encuentra la Mansión...?

Alastor asintió con la cabeza, deteniéndose un momento en medio de aquél bosque...

Yorumaru: ¿Pasa algo...?

Alastor: Supongo que tardaremos un tiempo en llegar a la Mansión...hay un pueblo cerca de aquí...Tal vez deba de adelantar tu entrenamiento...

Yorumaru: ¿Acaso no era importante llegar a la mansión para empezar con mi entrenamiento...?

Alastor no respondió a la pregunta de Yorumaru, y empezó a caminar una vez más, cambiando de rumbo hacia un pueblo cercano...

Yorumaru: ¡Responde, Alastor!

Alastor: (Riendo) Nunca dije que fuera así...Además, en la Mansión no podrías utilizar tus poderes al límite...Mucho menos podrías acumular energía natural dentro de ella...

Las palabras de Alastor habían dejado muchas dudas en la mente de Yorumaru...No podía entender a qué se refería al decir que no podría utilizar sus poderes al límite, y mucho menos podía entender que no podría acumular energía natural dentro de la Mansión de Akatsuki Afterlife...

Yorumaru: ¿A qué te refieres con que no podré utilizar la energía espiritual dentro de la Mansión...?

Alastor: Lo sabrás cuando lleguemos a la Mansión...

Alastor y Yorumaru caminaron hasta llegar a aquél pequeño pueblo, cuyas calles se encontraban totalmente vacías...Siguieron caminando hasta llegar a una residencia, en la cual Alastor entró sin vacilación alguna...Estaba completamente vacía...

Alastor: Supongo que me será difícil tener siquiera una pizca de diversión en éste pueblo...

Yorumaru: ¿Acaso querías que hubiera alguien dentro de la casa...?

Alastor: Hace Días que no pruebo sangre fresca...No querrás hacerme esperar aún más (Riendo)...

Ya estaba anocheciendo, por lo cual, Alastor procedió a quitarse su traje protector, pues no lo necesitaría durante la noche...

Alastor: Supongo que ya podemos comenzar con el entrenamiento...Primero deberemos de buscar algún habitante vivo en éste desolado pueblo...

Yorumaru: ¿U-Un habitante vivo...?

Alastor: Así es...No esperarás que te explique el uso de nuestras habilidades con un Cadáver antiguo...

Yorumaru estaba confundido...No podía entender una sola de las palabras que Alastor decía...

Alastor: Te noto extraño...¿Acaso creías que vinimos a entrenar a éste pueblo solo por que es hermoso o algo...? Estamos aquí para liberar tu verdadero potencial, como un vampiro...no importa si usas o no tu Modo Sabio...Demuéstrame que eres mi digno sucesor, Kurayami... (Riendo)

Alastor se acercó a Yorumaru, arrodillándose, para emperejar la altura de éste...

Alastor: (Susurrando) Acaba con éste pueblo, maldecido por la esperanza...Ese es el coste de las Almas y el poder...Separarse de todo laso...Separarse de toda relación...Separarse de la Realidad...Solo actuar como lo que eres...Actuar por instinto...Asesinar por necesidad...Asesinar por poder...Asesinar...Porque es lo que quieres...

Alastor se puso en pie, y empezó a deshacerse en una gran cantidad de sombras, que se habían combinado con la propia sombra de Yorumaru...

AlastorNo te Preocupes...Estaré atento a todo...(Riendo)

Yorumaru: Como ordenes...

Yorumaru comenzó a caminar frente a las casas y edificios del pueblo, destrozando cada una de las puertas de las ya mencionadas estructuras...Rápidamente, entraba a cada edificio, asesinando a quienes se encontraban en su interior, utilizando sus propias manos como armas para inmovilizarlos, y usando sus colmillos para extraer la sangre de los cuerpos de sus victimas...

Sobre el rostro de Yorumaru corrían varias lagrimas, las cuales se combinaban con la sangre que escurría de la boca de Yorumaru...Mientras éste solo susurraba a sus victimas, después de atacarles, e incluso asesinarles, que le perdonasen...

Las palabras de Alastor resonaban en la mente de Yorumaru...El había asesinado a todas esas personas, solo por poder...Había tomado la sangre de éstas solo para poseer sus Almas...Había masacrado a un pueblo entero...Solo por Gusto...

Pesadillas Interminables

Días habían pasado desde la masacre que había causado Yorumaru, insitado por Alastor, en aquél pequeño pueblo...Ya ambos habían llegado a la Mansión de Akatsuki Afterlife...Yorumaru ya se había establecido en una de las habitaciones de la mansión, la cual tendría que compartir con su compañero, quien aparentemente, se encontraba entrenando fuera del País del Fuego...Para sorpresa de Yorumaru, pocos minutos después de dejar sus cosas en su habitación, Alastor le había pedido a éste que saliera, al Salón de entrenamiento de la Mansión...

Cuando ya había llegado al salón de entrenamiento, Yorumaru logró visualizar una profunda oscuridad, solo extinguida en un pequeño punto, por lo que parecía ser una sola vela...La cual, a pesar de su mínimo tamaño, lograba cubrir considerablemente el punto de la habitación en el que se encontraba...

Alastor: Has tardado un poco...

Alastor había aparecido entre las sombras de la habitación, justo detrás de Yorumaru...

Yorumaru: ¿Qué esperabas...? Éste lugar es enorme...

Alastor: Te acostumbrarás a eso...

Alastor comenzó a caminar hacia la puerta por la cual Yorumaru había entrado a la habitación, abriéndola, y saliendo por ésta, sin decir nada más...

Yorumaru: ¡¡¿Qué Demonios estás Haciendo?!!

La puerta se había empezado a desvanecer, borrándose de la pared como si no fuera más que un simple dibujo...Yorumaru corrió hacia la pared en donde anteriormente se encontraba la puerta, golpeándola, para solo darse cuenta que, aparentemente, la única salida de esa habitación había desaparecido...

Yorumaru: Maldición...

Una suave risa se había escuchado en aquella habitación, en un tono de Susurro, la cual alertó profundamente a Yorumaru, al saber que éste era el único que se encontraba dentro de la habitación...

Yorumaru: ¿Quién está ahí...?

La Risa se escuchó una vez más, ésta vez, mucho más cerca de Yorumaru, lo cual puso aún más alerta a éste...

Yorumaru: Ésto no es Gracioso, Alastor...

Yorumaru se había sentado en el suelo, pensando en una manera de salir de esa habitación, sin prestar atención a la fuente de aquellas risas...Al parecer, Yorumaru era realmente la única persona dentro de aquella habitación, pues, aunque éste pudiera haber escuchado leves risas, no había otro sonido en la habitación...No se escuchaban pasos, y tampoco la respiración de nadie, a excepción de Yorumaru...

???: Veo que también te han encerrado aquí...

Yorumaru se sorprendió al escuchar aquellas palabras, las cuales parecían venir de algún lugar detrás de él...Miró todo lo que podía de aquella habitación, completamente cubierta de sombras, iluminada por solo una vela, la cual parecía no estarse desgastando...

???: No te asustes...No tengo intención de dañarte...Solo quiero...Ayudarte...

Yorumaru se puso de pie, mirando alrededor de la habitación, buscando a su misterioso acompañante...

Yorumaru: ¿Dónde demonios estás...?

Más de una risa se escuchó ésta vez, como si se tratara de una gran cantidad de personas, todas encerradas en la misma habitación donde se encontraba Yorumaru...

Yorumaru: ¡¡Responde!!

???: Oh...Veo que aún no nos puedes ver del todo...Es una Lástima...

Yorumaru: ¡¡Maldición, Dejen de hacerme perder el tiempo, muéstrate de una vez por todas!!

Aquella voz solo respondía a las quejas de Yorumaru con una sutil risa, hasta que por fin respondió, más su voz había cambiado, al parecer, ahora no solo se encontraba hablando aquél ser, sino toda una multitud...

???Entonces...Quieres vernos...Una vez más...

Cuerpos apareciendo entre las nubes

La luz de la pequeña vela que alumbraba uno de los rincones de la habitación se había apagado, como si una corriente de aire hubiera extinto su pequeña llama...

La oscuridad de la habitación duró poco tiempo, pues una extraña niebla, completamente blanca, había empezado a corroer las sombras que cubrían la oscuridad...Entre éstas nubes, podían verse lo que parecían ser extraños cuerpos, quien, al parecer, eran quienes le hablaban a Yorumaru...

Yorumaru: Qué demonios...

???: ¿Sigues queriendo...que nos mostremos ante ti...?

Yorumaru calló al suelo, inconsciente, a los pocos minutos de ver por completo aquellos seres...Como si toda su energía hubiera sido drenada...

Camino a la Desesperación

Yorumaru se encontraba en el suelo, con los ojos cerrados, como si sólo se encontrara durmiendo...A su lado, se encontraba Alastor, arrodillado, sin musitar palabra alguna...

Yorumaru abrió los ojos apresuradamente, levantándose, viendo todo lo que había a su alrededor, con una expresión temerosa...

Alastor: Buenas noches, Kurayami...

Alastor formó una pequeña sonrisa burlona después de pronunciar aquellas palabras, lo cual solo causó que la angustia de Yorumaru aumentara...

Yorumaru: ¿¿¡¡Cómo Demonios puedes hablar tan tranquilo después de todo lo que ha pasado Aquí!!??

Alastor: ¿Todo lo que ha pasado aquí...?

Alastor se puso en pie, dandole la espalda a Yorumaru, y comenzó a caminar hacia la salida de aquella habitación...

Alastor: ...Aquí no ha pasado nada...

Enseguida, Alastor abrió la puerta, quedándose de pie frente a ella...

Alastor: Apresúrate, Kurayami...

Yorumaru se puso en pie, caminando hacia donde se encontraba Alastor, y saliendo de aquella habitación por la misma puerta por la cual había entrado, la misma que, en lo que parecía haber sido un sueño, había sido completamente borrada de la pared en la que se encontraba...

El rostro de Yorumaru se mantenía indiferente, mientras pensaba en lo que le había ocurrido dentro de aquella habitación de la cual acababa de salir...

Yorumaru: Alastor...¿Fuiste tú quien causó todo eso, en ese cuarto...?

Alastor guardó un profundo silencio, dejando escapar nada más que una pequeña risa, casi imperceptible...

Yorumaru: ¿Qué es tan gracioso...?

Alastor: Parece que te haz vuelto loco, Kurayami...Yo no he causado nada en ningún cuarto...Y nada ha pasado dentro de la mansión...

Yorumaru se detuvo, seguido de Alastor...

Yorumaru: ¿A qué te refieres con que no ha pasado nada?...Puede verlo con mis propios ojos, Alastor...¿Cómo puedes decir que no ha pasado nada...?

Alastor: No todo lo que se ve es real, Yorumaru...Mucho menos para alguien que mantiene dentro de si mismo el alma de sus victimas...(Riendo)

Alastor empezó a caminar una vez más, al igual que Yorumaru, quien parecía estar siguiéndole, mientras trataba de preguntarle qué era lo que había pasado...

Alastor: ¿No haz logrado descifrar por ti mismo...Tu propio Purgatorio...?

Yorumaru: ¿Purgatorio...? ¡Habla de una buena vez!

Alastor: (Riendo)...Todo lo que pudiste haber visto...Lo haz Causado tu...Y ésta no será la última vez que pase...

Alastor volvió a detenerse, ésta vez, empezando a formular una serie de sellos manuales...

Yorumaru: ¿No será la última vez que pase...?

Ambos siguieron caminando, si musitar palabra alguna, hasta que Alastor rompió el profundo silencio que había mantenido, con la respuesta que más anhelaba Yorumaru escuchar...

Alastor: Tú solo haz visto el interior de tu propia Alma...Y al resto de almas que arrebataste de los habitantes de aquél pueblo...

Yorumaru quedó impresionado, al escuchar las palabras de Alastor...Al saber que aquellos seres no eran más que las almas de los habitantes que anteriormente había asesinado sin piedad, incitado por su maestro...

Alastor: Deberás aprender a vivir con ésto, Kurayami...

Fin
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.