Directiva Obligatoria, ¡Comienza la Cacería!
Directiva Obligatoria, ¡Comienza la Cacería!.png

(命令必然、起点狩, Meirei Hitsuzen, Kiten Kari)

Información
Anterior Hacia un nuevo amanecer
Siguiente Cacería de Viejas Sombras: Mortal Duelo de Guadañas
Saga Caza de Viejas Sombras
Personajes
Masculino.svg Akai
Femenino.svg Emi Akari
Masculino.svg Franken Stein
Femenino.svg Haruka
Masculino.svg Itami Uchiha
Femenino.svg Kurohana Uchiha
Masculino.svg Shiro Kurosuke
Masculino.svg Shun
Masculino.svg Yashamaru Atsuryoku
Masculino.svg Yorumaru Kurayami

Directiva Obligatoria, ¡Comienza la Cacería! (命令必然、起点狩, Meirei Hitsuzen, Kiten Kari) es el capítulo #1 de Akatsuki Afterlife, perteneciente a la saga "Caza de Viejas Sombras"

Té de Medianoche

Citando a los miembros de Akatsuki Afterlife a una tardía reunión, con la luz de un elegante "crepúsculo lunar" entrando por los ventanales, Yorumaru, dirigiéndose a éstos en un casi enteramente desorganizado salón principal, en el cual sus integrantes, bajo una fingida calma y naturaleza hasta exageración de la misma simpleza, tomaban un muy leve tentempié observando a su líder, con trabajadores de la mansión yendo de aquí para allá en el cuarto. Bastó con que el Kurayami aclarara su garganta para que todos cesasen sus tareas, prestados a escuchar con atención las premisas de este, expresó ante sus compañeros una noticia grave no solo para él, sino para la organización entera.
Antiguos miembros, traidores y desertores, personas en cuyas memorias se encuentran los secretos de Akatsuki Afterlife, deambulan por su propia cuenta a lo largo del mundo, ejerciendo libremente el acto de sus existencias, y para detenerles, una nueva misión general es dada a sus integrantes: ¡la cacería de los traidores y el funesto final de éstas amenazas es ordenado!

Terminada esta reunión general, todos comenzaron a retirarse del salón, mientras un grupo de acólitos de Shiro se organizaban para limpiar el salón, Yorumaru frenó a los miembros y los llevó consigo al atrio, donde, más al reparo del resto de gente que transita los pasillos de la mansión, terminó de dar designios a estos. ‘‘

Yorumaru: ¿Saben y comprenden cual es el riesgo de permitir que estos miembros "retirados" se vean librados al mundo?

Emi: Es evidente, podrían brindar información a organizaciones cazarrecompensas sobre las cabezas de nuestros miembro.

Franken: Representa más que eso, Emi-san, si fuesen a capturar a cualquiera de ellos, nos dejarían completamente al descubierto frente a cualquier tipo de embate, y por más que nos podemos vanagloriar de nuestras destrezas, eso es algo que jamás resulta conveniente, aunque pudiésemos pensar en llevarlo al hombro.

Itami: ¿A qué esperamos entonces? ¡Vamos a machacarlos!

Yashamaru: No tan rápido... La mayoría ni siquiera tiene idea de a quién se va a enfrentar, ¿y piensan salir así cuando hay preparación para eso?

Saca de debajo de su capa unos libritos, los cuales hace entrega al resto de los miembros.

Ryu: Un Bingo...

Shiro: Eso mismo, es el Libro Bingo de Akatsuki Afterlife, ahí encontrarán más datos sobre nuestros excompañeros, nuestras presas.

Haruka: Vaya... ¿Una cacería~nya? Ni yo ni Goshujin dejaremos salir vivo a un ratón~nya.

Akai: Ya te he pedido que dejes de llamarme así, Haruka...

Kurohana: Como sea... Debemos organizarnos bien para realizar esta caza con el éxito que necesitamos.

Yorumaru: Por eso hemos organizado unos grupos de cazadores, será sencillo, intenten no interrumpirme... El primer grupo de cacería está formado por mi equipo y Shiro.

Emi: ¡¿Qué?! ¡¿Por qué tiene que venir él con nosotros?!

Shiro: Gracias por el cálido recibimiento, Akari.

Para frenar el comienzo de la ya inminente discusión, Akai y Ryu se interpusieron entre ambos.

Yorumaru: No sé por qué es que siempre uno pide las cosas, si aquí nadie las quiere respetar... El segundo grupo es el formado por el equipo de Franken y Kurohana.

Yashamaru: Excelente, doctor, aún no has trabajado en equipo con Kurohana~chan, ¿no es así?

Franken: En efecto, Atsuryoku~san, esta será la primera vez que tendré el gusto de hacerlo.

Kurohana: Será un placer, Franken~kun.

Yorumaru: El tercer grupo lo compones tu solo, Itami.

Itami: ¿Solo? ¿Por qué?

Shiro: Tenemos información que un viejo amigo tuyo va tras tus mismos objetivos, bien podrían hacer equipo para así cazar a estos.

Itami: Oh, ya entiendo.

Yorumaru: Los restantes son dos equipos, se moverán el equipo de Ryu y el equipo de Akai. Sin más ni menos, eso es todo, las "presas" de cada grupo se encuentran anotadas específicamente dentro de sus Libros Bingo. Sin más... ¡¡Vayan!! ¡Nadie vuelva hasta no haber acabado hasta con el más mínimo atisbo de vida de las presas de nuestra cacería!

Viaje, Reencuentro y Alerta: La Llegada

La nueva misión, liquidar a quienes, en el pasado, hubiesen sido integrantes de Akatsuki Afterlife para luego desertar, había puesto la piel de gallina a los actuales integrante de la organización criminal por la misma razón: Traición. En conjunto, todos se cuestionaban lo que sucedería cuando les tocara tener que ir por su respectiva "Presa", puesto que, pese a la deserción, el contacto entre la organización y estos se mantenía, de una manera u otra, y lo repentino de esto, sumado a cualquier razón que se pudiera sacar de los criminales, los perturbaba en total... Más no a uno.

Frío de pies a cabeza y contando sus nublados pelos, Shiro era el único calmado del grupo con respecto a este tema de la cacería de ex-integrantes en contraste con sus compañeros; incluso los que no habían visto ni un pelo de quienes eran sus objetivos sentían nervios y culpa... Todos menos Shiro. Su contestación a esto fue que, en tiempos anteriores, ya había sido partícipe a situaciones iguales al haber trabajado para reyes del crimen como un mercenario, los cuales, en determinados momentos cada uno, le ordenaron ir no solo por ex-servidores, sino por cualquiera que tuviera información que los pudiera perjudicar, incluso, en dos ocasiones, tuvo que deshacerse de quienes eran sus compañeros; para Yorumaru, el tener a un bastardo psicópata del tamaño de Shiro era algo bueno... Claro, siempre que se le tuviera calmado, pues menciona que el mismo Alastor, en sus mejores días, apreciaba a Shiro, a la vez que le temía.

"Como compañero es lo mejor que en mi bando pueda tener, pero en mi contra, por lo menos en mi caso, está claro que sería como el Segundo Mizukage y el Segundo Tsuchikage... En el mejor de los casos.

Él, como yo, es de esos a los que le gusta ver arder el mundo. El problema es que no sé qué hará luego de moverse; en cualquier momento podría simplemente sonreír y hacer que todos explotemos, porque yo sé que tiene ese poder..."

(...)

El amanecer, como siempre, llegó, anunciando a Shiro el inicio de su nueva tarea: Cazar y matar al que, alguna vez, fue su aprendiz y compañero; Tatsumi, que todos los días le traía a su maestro un vaso con vodka para comenzar el día, lo notó fresco como una lechuga y, como no, lo abofeteó apenas termino de beberse su vodka, causando que el vaso cayera contra el piso y se rompiera.

Tatsumi: Eso fue por no haber rechazado el proyecto de Yorumaru, Maestro, ahora vaya a vestirse y, si es capaz, deje que arregle este desastre, porque dudo que pueda pasar si digo "¿Sería tan amable de ir a vestirte mientras yo arreglo esto?" ante una persona que no posee alma. Usted de amable no tiene un demonio...

Shiro: Tatsumi-

Shiro no pudo terminar la frase ante otra bofetada, con la diferencia de que si consiguió detener esta; Tatsumi no toleraba que Shiro, aun y cuando fuera uno de los criminales más terribles y poderosos en su haber, pudiera ser tan inhumano y traicionero, casi como si, en realidad, lo que estuviera buscando fuera venganza en contra de la persona que destruyó su vida.

Tatsumi: Lo siento por eso, Maestro, pero usted sabe que lo tiene bien merecido. Ahora prepare su ropa y demás cosas para su viaje mientras yo me encargo de esto...

Shiro: Bien... Lamento que tengas que saber de esto, pero así son las cosas. Mientras no estoy, tú estás a cargo del país; Kuruma, como siempre, está a cargo de la aldea en sí, y Zangetsu sigue con su puesto en el sector de seguridad.

Shiro tomó de su amplio armario un uniforme de agente-abogado, una larga gabardina de cuero negra, unas botas de combate, unos guantes de cueros y unas gafas de color rojo oscuro, además de su arma por excelencia, la Espada Kusanagi, y un pasaporte falso, tras lo cual se despidió de Tatsumi y fue, rumbo a su misión.

(...)

Aquella mañana invernal resultó muy diferente a lo habitual para Yorumaru y Emi: Por primera vez tenían total acceso a Honmaru, la zona militar del País del Hierro a la que no entran ni los Akatsuki Afterlife a no ser que tengan autorización del propio Shiro. Guiados por una tropa en el pueblo aledaño a la aldea en el que los soldados entrenaban día y noche en simulaciones de guerra hasta la inmensa montaña de Honmaru, maestro y alumna disfrutaron de un viaje con desayuno de lujo pagado en una carreta clásica de los nobles antiguos y un trato increíble de los militares, que si bien no son mala gente no son de tratar a la gente como emperadores a no ser que Shiro se los ordene... Y eso, desde un principio, les sirvió de aviso para saber que el encuentro con Shun, fuera como fuera, no iba a ser de algodón...

En fin: Al llegar a la cima de la montaña, los chicos estaban avisados de montarse en el avión que fuera más grande, pero grande era una palabra que le quedaba muy pequeña a la monstruosidad de avión la cual ocupaba la mayor parte DE LA MONTAÑA. Una combinación entre jet privado, portaaviones y bombardero muy elegante y rudo, perfecto representante de su dueño, el cual lucía a un lado el logotipo de la empresa que, como con todo en dicho país, lo había manufacturado: Corporación G0L3M.

Yorumaru: La empresa de Shiro; se ve que no hay nada que ese hijoputa no pueda hacer-

Shiro: Aun no encuentro la cura a tu adicción por el chorizo, así que retira lo dicho, zorra olímpica.

Yorumaru: Pero mira quien se dignó a aparecer, y mira con que atuendo lo hiciste...

Emi: Si. ¿Y tú de que thriller detectivesco saliste, payaso? Si no fuera porque eres el Tetsukage estaría extrañada de que nadie se hubiera burlado aun de ese disfraz tuyo

Shiro: ¿Por qué no cierras tu maldita boca y muestras más respeto por quien se supone puede licuar tu cuerpo con solo una sonrisa, Muyō Kenshi?*. (Muyō Kenshi: Espadachín Inútil, un insulto que contraría el sobrenombre de Emi, Prodigio de la Espada).

Emi: ¿Cómo dijiste, engendro de mierda?

Yorumaru: Shiro, Emi, por favor, no empiecen con su riña cuando todo va tan bien, par de bestias sin un gramo de cerebro en sus-

Sin verla venir, Yorumaru fue noqueado por un ataque conjunto de Emi y Shiro, quienes después de ver como el primero caía al piso cual peso muerto se enzarzaron en una pelea bestial; sablazos, golpes y de vez en cuando disparos provenientes de las armas de los soldados de Shiro para molestar a Emi, todo y mucho más durante media hora hasta que Yorumaru, despertándose de aquel doble ataque sorpresa, los obligó a separarse y subir al avión luego de un severo regaño a ellos y a los soldados presentes. En ocasiones parecía que era el único adulto responsable de todos los que habían allí...

(...)

Y así pasaron las horas en el avión de Shiro, donde tenían todas las comodidades que quisieran por capricho de su dueño, más sin embargo no aprovecharon el tiempo allí para usarlas, o por lo menos no Yorumaru y Emi: Ambos se mantenían viendo el cielo desde las ventanillas para distraerse, pues el tema de Shun los volvía a atormentar una vez más. Shiro, como era de esperarse, pudo disfrutar del viaje sin tener que preocuparse de aquel asunto, pues su frialdad lo resguardaba de aquellas emociones y hacían a Yorumaru y Emi, por momentos, tenerle envidia.

"¿Cómo puede estar tan calmado? ¿Cómo no puede sentir pena o culpa? ¿Por qué nosotros no somos capaces de hacer como él?" Eran las preguntas que, de cuando en cuando, se hacían alumna y maestro mientras veían a Shiro, por ejemplo, entrenar con su espada, charlando con los empleados del avión, creando figuras de hielo con sus poderes para entretenerse; su aprecio por la vida debía de ser nulo, de eso estaban seguros, pero entonces surgió la pregunta que nadie en Akatsuki Afterlife se hizo alguna vez...

"¿Tan dura fue la vida con él como para que él le tenga tan poco aprecio?" Nadie lo había pensado jamás, pero se trata de uno de los más peligrosos criminales del mundo; cosas inhumanas debían de ser las que hicieron inhumano a Shiro...

Viendo que faltaban unas horas para acabar el viaje, Yorumaru decidió ir a la cabina de Shiro para hablar con este, en un intento de matar el tiempo; de camino al cuarto del peliblanco, Yorumaru se puso a pensar en las palabras que Shiro solía repetirle cuando estaban a solas: "Apenas y parecemos criminales". No pensaba nunca en aquella queja habitual de Shiro acerca de que, viendo la historia de Akatsuki Afterlife, ellos eran más como antihéroes de moral dudosa, incluso héroes reales, que el tipo de criminales que deberían ser.

Constantemente acusados de viles e inhumanos crímenes, perseguidos por pasados oscuros y llenos de sangre, todos eran escoria por donde se les viera, sus cabezas tenían precio, y aun así llegaban a algo tan contrario a lo que eran como sentir culpa por matar. De todos, el único que demostraba ser el criminal que debía ser era Shiro, quien, como ya había mencionado, había hecho cosas como la que estaba por hacer muchas veces en el pasado, y de hecho peores, según sus propias palabras; incluso algunos en la organización ya habían cometido ese "Asesinato a sangre fría" que actualmente tenía a todos escandalizados y perturbados. Desde su punto de vista, sentía una infinita pena de ser él mismo y no aquel despiadado aliado suyo...

(...)

Al llegar a la cabina de Shiro, lo encontró en una pose de meditación Zen, mientras que a su alrededor se encontraban sus soldados. Pero no el tipo de soldados que Yorumaru estaba acostumbrado a ver.

En lugar de guerreros acorazados, Yorumaru encontró a cuatro hombres vestidos con el mismo traje de negocios que Shiro, más todos notablemente diferentes a lo que él esperaría. Los dos de la derecha tenían el cabello azul, cinturones el a la altura del pecho y usaban máscaras grises con visores amarillos, mientras que los dos de la derecha se diferenciaban por ser rubios y no tener nada más que un tipo de mono-binocular de lente también amarilla; para cuando se dio cuenta, Shiro ya se había levantado del tatami en el que estaba y se había puesto frente a él.

Shiro: Así que... ¿Qué te parece mi nuevo tipo de soldados?

Yorumaru: ¿Soldados?

Shiro: Bueno, más bien agentes. Pertenecen al Programa de Entrenamiento Especial o P.E.A por sus siglas, y me fueron enviados desde mi centro de investigación en el País de la Nieve para esta ocasión especial; los de la derecha son los Ingenieros P.E.A, y si bien sus habilidades son muy impresionantes en el área del combate y el manejo de las armas, su especialidad es la tecnología y el ser líderes.

Yorumaru: Eso es impresionante, Shiro. Si lo que dices es así, entonces los otros...

A.T.P. Agents.jpg

Shiro: Son los verdaderos soldados. Soldados P.E.A, genéticamente diseñados para ser guerreros natos y expertos usuarios de armas, tanto de fuego como blancas, y conocedores de artes marciales letales; estos cuatro que ves son los mejores salidos de la fábrica, y son solo el inicio de una nueva generación militar.

Yorumaru: Realmente me impresionas, Shiro, pero dudo que sirvan de algo contra Shun. Después de todo, él fue uno de nosotros, así como tú aprendiz; se va a desayunar a tus "Soldaditos" con pan y queso...

Shiro: Subestimas lo que pueden hacer, Joregmaunt, pero en fin... Sé que no viniste a verlos, payaso, sino que viniste para hablar conmigo. ¿Qué se te ofrece?

Yorumaru: Vaya, no creí ser tan obvio, pero bueno, quería discutir sobre el asunto de Shun. Como verás estoy muy nervioso acerca de esto y...

Yorumaru se detuvo un momento y volteó la mirada hacia los agentes de Shiro. La presencia de estos en medio de un asunto como aquel lo incomodó, debido al porte amenazador y misterioso de estos; le sorprendía verse intimidado por un tipo de soldados artificiales que probablemente no fueran ni de lejos lo suficientemente fuertes como para darle pelea por cinco minutos.

Yorumaru: No es por ser descortés, pero preferiría hablar en privado, sin tus soldados. Por primera vez, algo que haces logra ponerme totalmente nervioso.

Shiro miro incrédulo y molesto a Yorumaru, pero decidió dejárselo pasar, tras lo cual ordenó a sus hombres a que fueran y revisaran el armamento nuclear en la bahía de cargamento. Yorumaru quedó algo confundido por aquella declaración, pero al final lo ignoró y fue directo al asunto que lo traía hasta Shiro.

Yorumaru: Bien. La razón de que esté aquí es, como lo imaginarás, que al igual que Emi estoy nervioso por la misión y-

Shiro: ¿Era eso? ¿Ese era tú gran problema?

Yorumaru: ... Sí, pero-

Antes de que Yorumaru pudiera terminar siquiera lo que decía, recibió un fuerte golpe en la cabeza con la saya de espada de Shiro.

Shiro: ¡Y agradece que haya decidido no golpearte con la espada en sí! Ahora escucha: ¿Cómo puede que tú, el líder de una de las organizaciones criminales más conocidas y peligrosas del mundo, tenga nervios por tener que matar a alguien? ¡¡¡NO TIENE NI EL MÁS MÍNIMO SENTIDO!!! ¡Hasta mí soldado menos fuerte puede hacerlo, y sabes que aunque siendo el menos fuerte puede ser una verdadera calamidad para sus enemigos! Cuando lleguemos espero verte a ti y a la imbécil de Emi serenos y preparados para ejecutar a Shun, y espero que, sí yo o alguno de los demás llegamos a ocupar el lugar de Shun y ustedes deben ser los verdugos, ¡Acepten lo que deben hacer cómo ahora!

No habían palabras, en español, japonés, latveriano o en ningún otro idioma para que Yorumaru pudiese explicar el impacto de las palabras de Shiro en él. No sólo estaba muy asustado, sino que estaba realmente impresionado de la actitud madura de Shiro ante tal actitud y cómo intentaba infundirle el mismo valor que él poseía para que pudiese llevar a cabo su misión; aunque odiara admitirlo, sentía que Shiro debía ocupar el puesto de líder y no él.

Al final, Yorumaru asintió ante su compañero y, más calmado, dejó su cuarto para reunirse con Akari e intentar que ella lograse lo que él había logrado: Comportarse igual que él. Después de todo, era lo que más necesitaban en esos momentos, a tan sólo 4:13 de llegar al País de las Bestias, el actual hogar del Dios de la Muerte Negro...

(...)

Apenas despertaron, Yorumaru y Emi vieron que estaban en un hangar en medio de una zona tropical. Alrededor del avión vieron a los nuevos agentes de élite que, según Shiro, empezarían a poblar su ejército, y que según éste habían llegado dos horas antes al País de las Bestias para poner en marcha la "Operación: Aquelarre de las Bestias". Por lo que sospechaban, Shun no sabía nada de su inminente ejecución.

Al salir del avión, se vieron abrasados por el ambiente tropical y, como no, por Shiro, quién además de tener una

Shirtless Vergil.png

actitud demasiado alegre y agitada, estaba vestido inapropiadamente para la ocasión: Unos jeans negros con una cadena de adorno, botas de combate del mismo color, una cinta azul en el brazo izquierdo y un sombrero ajado, sin utilizar nada para cubrirse el torso. Yorumaru se encontraba muy enojado con su cambiante (Y exhibicionista) compañero, mientras que Akari, además de estar muy avergonzada, estaba sonrojada por él. Odiaba admitirlo, pero de no ser por su infumable actitud, trataría de darle una oportunidad...

En fin: Luego de discutir sobre la vestimenta de Shiro, éste les comentó acerca del procedimiento de su misión.

Shiro: Para Shun, nuestra visita será por un "Importantísimo asunto de negocios" y, obviamente, no sabrá lo que sigue.

Yorumaru: Pobre. Ni se imagina lo que se le viene...

Emi: Si, si, es muy obvio cómo va todo, pero quiero que me respondas una duda, Shiro: ¿Es éste sujeto Shun alguien fuerte de quién debamos preocuparnos?

Yorumaru: Si, Shiro. Tú eres quién lo conoce y, aparte, fuiste su maestro, ¿De qué es capaz éste Dios de la Muerte Negro?

Shiro: No imaginan de lo que es capaz Shun. Su salida fue porque, en su momento, Akatsuki Afterlife le pareció algo ya muy aburrido, y decidió recorrer el mundo haciendo de todo, no sin antes terminar de entrenar conmigo; en resumen, Shun es una persona sumamente fuerte y peligrosa para nuestros estándares, y fácilmente podría regresar a Akatsuki Afterlife y ser un fuerte y valioso combatiente en nuestras filas.

Emi: ¡Tenías que decirnos todo esto, Shiro! Y como lo entrenaste tú, Señorito Parca, supongo que es conocedor de muchos tipos de Jutsu y estilos de combate.

Shiro: Pues supones bien, porque le enseñé todo lo que sabía en mí momento y, sumado a todo lo que sabe y lo que debe de haber aprendido, debe de ser una bonita calamidad...

Yorumaru: En momentos como éste es cuando más te odio...

Viaje, Reencuentro y Alerta: Brisa antes de la Tormenta

Salieron en la noche, los tres miembros de Akatsuki Afterlife guiados por Shiro Kurosuke quién conocía la ubicación de su viejo amigo de nombre Shun por quién también fue su rival en aquellos tiempos gloriosos de la organización.

Yorumaru: Muy bien Kurosuke dime... ¿Hacia dónde vamos, ya que después de todo si tu nos guías, nos estaríamos llevando a los confines del Infierno...?

Shiro: Guarda silencio Yorumaru... Después de todo ya quedamos en la mansión que yo sería el que dirigirá esta cacería además tú con tu cerebro del porte de una nuez, te perderás y quedarás un momento a solas con Akari...

Emi: Cierra la boca Kurosuke que si sigues hablando no solamente serás con Shun que te tendrás que lidiar mano a mano...

Shiro: ¿Me estás retando novata?

Antes de que los dos blandieran sus espadas, Yorumaru sujeto a Shiro de la nuca mientras puso su kunai en dirección a Emi para así detener el humor de estos dos.

Yorumaru: Tranquilidad señores, recuerden que estamos en una misión y nuestro objetivo principal es Shun.

Shiro se zafa de Yorumaru y le hace caso ya que no desea pelear por él en momentos que debe demostrar que es un correcto líder de misiones mientras Emi solamente gira la cabeza y continúa el paso sin decir nada más.

Siguieren el paso hasta finalmente llegar a un país, similar a Hagurogakure, regido y reprimido de manera militar solamente que aquí si se sentía el olor a la muerte y la ira de los capturados por el deseo de volver a estar en libertad.

Yorumaru: ¿Dónde estamos...?

Shiro: Pues verán, este es el País de las Bestias, recibe su nombre por ser el cementerio de muchas bestias antiquísimas y algunas que aún siguen allí. Fue dominado solamente por Shun en una guerra solitaria que el entabló y triunfo. Ahora este país es una base capturada por él y lo usa para ejercer su deseos de dominio y poder. Shun al igual que yo tiene esos pensamientos de que unos simples humanos no son nada a comparación de Dioses como nosotros...

Yorumaru: ¿Entonces aquí es donde lo vamos a cazar?

Shiro: Sí, pero sigan mi plan. No empezará la fiesta hasta que yo haga mis negocios.

Yorumaru: ¿Negocios...? Recuerda que esto es una cacería.

Shiro: Relax Yorumaru... Solamente sigue mis órdenes.

Yorumaru frunce el ceño debido a que lo gusta que sea tratado como novato pero debía hacerle caso a Shiro, después de todo es él ahora "el cerebro de la misión". Siguiendo el paso a Shiro fueron directo a un bosque donde Shun realizaba su entrenamiento y efectivamente ahí estaba Shun realizando su entrenamiento de pelear con su sombra, el entrenamiento que usan los boxeadores o cualquier luchador de toda arte marcial. Shiro se acerco tranquilamente a él mientras Yorumaru y Emi guardaron la calma...

Shiro: Tanto tiempo sin verte... Shin Sanmaki

Shun: No utilizo ese nombre desde hace mucho tiempo... ¿Qué haces aquí Shiro y quiénes son esos dos novatos... No me digas que esta ahora es Akatsuki Afterlife?

Shiro: Sí y ninguno de los dos son novatos, el hombre es Yorumaru Kurayami y el líder ahora de Akatsuki Afterlife y la mujer es Emi Akari, una desagradable compañera pero antigua Caza recompensas.

Shun: Pues bien... ¿A qué has venido? Espero que se te haya olvidado la deuda de hace más de veinte años.

Shiro: Ahora que me haces acuerdo, debería llevarte atado hacia mi laboratorio para experimentar con tus sesos pero no sacaría mucha utilidad... Pero no he venido a hablar de eso, quiero hacer negocios contigo.

Shun: ¿Qué clases de negocios?

Shiro: Digamos que has remodelado tu patio de juegos... ¿Qué te parece si hacemos una alianza con mi patio de juegos...? Solo piénsalo... Tus habilidades y mi tecnología en una perfecta alianza.

Shiro guardo silencio mientras Shun se pone a pensar por la oferta... Yorumaru no entendía nada de lo que Shiro planeaba pero en esos momentos, vio como cruzaba los dedos y sacaba despacio su Espada Kusanagi... Luego de unos minutos Shun observo a Shiro.

Shun: No estoy interesado en tus negocios Shiro... No eres de confiar y si no te molesta vete, debo continuar mi entrenamiento.

Shun se voltea y en esos mismos momentos Shiro utiliza su Kusanagi y ataca a Shun por la espalda y lo atraviesa.

Shiro: Que mal, tus decisiones hubieran salvado tu vida...

Sin embargo, el cuerpo de Shun desaparece y Shiro se da cuenta que es un genjutsu y el verdadero le va a lanzar una patada pero en eso Yorumaru detiene la patada, bloqueando con su cuerpo.

Yorumaru: Te dije que esta cacería era en equipo.

Shun se aleja pero en eso Emi se mueve a velocidad y lanza una patada a Shun mandando a este a volar que cae en contra de árbol.

Shun: Vaya no son novatos después de todo... ¡Seis Caminos del Dolor!

Shun invoca a su Camino Hebi y los tres quedan delante de Shun.

Shun: Bueno Shiro, si así son los negocios pues me encargaré de ti pero de tus amigos tengo una sorpresa, dos viejos amigos quieren reunirse de igual manera...

Camino Hebi: ¡Kuchiyose: Edo Tensei!

El Camino Hebi invoca a dos ataúdes mediante ese jutsu prohibido que fue esencial en la Cuarta Guerra Mundial Shinobi y las puertas se rompen desvelando a un shinobi conocido por Shiro y Yorumaru y a otro solamente por Shiro.

Yorumaru: Shuuya...

Shiro: Hiro Uzumaki. ¡Maldito.... No juegues con las almas de nuestros antiguos compañeros!

Shun: Ohhh, te enojaste... Muy bien, es hora de que comience la diversión.

El Camino Hebi deposita los talismanes en las cabezas de los resucitados mientras que Shun observa a Shiro... ¡La diversión para ellos apenas comienza!

La Cacería... Objetivo: El Dios de la Muerte Oscuro.

Yorumaru: Muy bien. Emi y yo iremos en contra de los resucitados... Shiro arréglate solo esta vez contra Shun.

Shiro: No tienes que repetirme las cosas dos veces...

Shiro desenfunda su Espada Kusanagi y empieza a luchar contra Shun y el Camino Hebi. A pesar de que eran dos usuarios de Rinnegan, Shiro había estudiado bien las habilidades de ellos y más de su viejo amigo como lo fue Shun.

Shiro: Primero me desharé de este estorbo, luego seremos tu y yo, Shun. ¡Hirotura!

Shiro usa ese poderoso taijutsu y kinjutsu contra el Camino Hebi, dejando así neutralizado a él fácilmente. Sin embargo Shun aparece por la espalda y lo ataca con una de sus Garras Cuchillas de Chakra hacia él...

Shun: Lástima Shiro, pero esta vez yo gane...

Sin embargo Shiro aparece por la espalda y ejecuta una patada hacia Shun, derribando a su ex-compañero. El Kuchiyose: Raikō Kenka había salvado su vida. Luego de eso a gran maniobra, Shiro empala a Shun, sin embargo también el Bushinjutsu había salvado a Shun.

Shiro: Basta de juegos Shun, una vez que acabe contigo, tomaré ese Rinnegan y lo guardaré para mis experimentos... No puedo creer que juegues con el alma de nuestros compañeros.

Shun: Mira quién habla, después de todo siempre fuiste un bastardo desde que te uniste a la organización.

Mientras ellos se miraban a los ojos, por otro lado Yorumaru y Emi peleaban contra los resucitados pero gracias a Shuuya y su Elemento Celestial: Genjutsu del Dios, pudieron escapar y huir ambos resucitados. Mientras Yorumaru y Emi se recuperaban luego de haber peleado contra un Dios.

Shiro: ¡Hyōton: Kokuryū Bōfūsetsu!

Shun: ¡Suiton: Daibakufu no Jutsu!

Ambos jutsus colisionan y la intensidad de chakra es tan poderosa que el clima del ambiente empezó a cambiar para volverse muy peligroso para la gente normal..

Shun: Maldito, lograste rasgar mi máscara. Pero bueno, no por algo fuiste mi maestro...

Shiro: Cierra la maldita boca Shun, aún no entiendo que hayas desperdiciado mis enseñanzas. Y ahora mismo te acabaré.

Shun: (cortando su dedo) No creas que te podrás salvar de esta Shiro... Serás un buen alimento para el Sanbi... ¡Kuchiyose No Jutsu!

Shun invoca al Isobu delante de Shiro que dominado por el Sharingan de Shun golpea con una de sus colas hacia Shiro, recibiendo el golpe y expulsando así sangre mientras cae hacia una de las rocas. Isobu se acercaba a ellos dos pero de una sola patada, Emi y Yorumaru salvan a Shiro.

Yorumaru: ¿Estás bien...?

Shiro: Sí... ¡Shun malnacido, su nombre es Isobu! No puede ser que olvidaste su nombre cuando es una gran enseñanza de Naruto Uzumaki que fue transmitida de Hagoromo Ōtsutsuki.

Shun: (sobre la cabeza de Isobu) No son mascotas Shiro, además ahora que puedo dominarlo... Se muy bien lo que debo hacer.

Yorumaru: Bueno, una vez que capturemos al Isobu veremos que podemos hacer con él... Mientras tanto, es mejor que trabajemos los tres.

Shiro: Ok, pero deja que yo le de el golpe final.

Ambos asienten mientras Shun dominando con su Sharingan al Isobu decide usar el Kagenade, que convierte el cuerpo del Isobu en una pelota y rueda sobre la Tierra directo hacia ellos tres que a velocidad lo esquivan fácilmente.

Shiro: ¡Demonios... Kurayami, usemos el poder de nuestros Bijus. Solamente así lo podemos atrapar!

Yorumaru: ¡De acuerdo... Emi, prepara un jutsu!

Emi asiente, mientras Yorumaru y Shiro alejan al Isobu de ella... Mientras hacen eso, Yorumaru carga el chakra del Kitsune no Yon y Shiro del Gyūki para estar preparado a la señal. Isobu rueda y se acerca directo a una vertiente que usa para impulsarla y así saltar contra ellos.

Shiro: ¡Ahora!

Yorumaru: De acuerdo...

Shiro y Yorumaru llegan al Modo Biju para así ejecutar un puñetazo doble hacia el Isobu que manda volando a él y Shun que ambos caen al suelo boca arriba... El impacto de Shun en una roca produce que se rompa la máscara y se lastime el ojo, perdiendo así el control del Isobu. Shiro hace un sello del Kuchiyose No Jutsu e invoca un sarcófago.

Yorumaru: Emi ahora...

Emi: ¡Sí... ¡Reddo Poppu!!

Emi ejecuta su técnica con su Tenshi Ken, quemando así al Isobu y dejarlo inconsciente por unos momentos... Shiro al ver inconsciente al Isobu, abre el sarcófago y sella así al Isobu.

Shun: Aún no creas que me has acabado Shiro...

Shiro guarda su Espada Kusanagi y se voltea para cargar al sarcófago lo que causa el enojo de Shun y va con ira directo hacia Shiro pero Emi a gran velocidad le aplica los Ocho Destellos a Shun, inmovilizando por completo su cuerpo. Shiro le entrega el sarcófago a Yorumaru y regresa directo hacia donde Shun.

Shun: Desgraciado... Si me matas, al menos me encontraré con Lautaro, con Gintoki y con Alastor en el infierno.

Shiro: Con tu muerte, será una alma en la Parca... Descansa en paz, estúpido alumno.

Shiro desenfunda su espada y empala directo al estómago de Shun, dándole una rápida pero dolorosa muerte, luego de sacar su espada del cadáver, toma una pinzas que guardaba en su chaqueta y lo inserta en su Rinnegan, sacando así dicho ojo de Shun.

Shiro: Te quedarás con el Sharingan, ya que el Rinnegan no te pertenece...

Yorumaru toma el cuerpo de Shun y lo guarda en una manta mientras implementa un sello para así evitar que algo o alguien lo resucite... Emi hace lo mismo con el Camino Hebi, a pesar de que no tenga una alma oficial y sea un cuerpo creado. Shiro por su parte guarda el Rinnegan en un frasco para conservarlo y ver que hacer después con él.

Yorumaru: Cacería completada... Ahora ¿Qué debemos hacer?

Shiro: Separarnos. Yo me quedaré aquí, robando todo lo que Shun tenía... Después pensaré en colonizar su país para Hagurogakure.

Yorumaru: De acuerdo, pero regresa temprano. Tendrás otra cacería tarde o temprano.... Mientras tanto Emi, aquí tienes la fotografía de tu siguiente caza.

Emi lo observa y acepta la misión.... La primera cacería había terminado ¿Qué le depara el destino ahora a los miembros de Akatsuki Afterlife?

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.